Hoy en día es muy habitual encontrarse en el mercado numerosas alternativas a la leche de vaca. Bien por intolerancias alimentarias o alergias, o bien por restricciones dietéticas, la leche de vaca ha ganado progresivamente competidores.

Razones para buscar alternativas a la leche de vaca

Alergia a la proteína de la leche

Es una enfermedad autoinmune por la cual nuestro cuerpo reacciona al consumo de proteínas con síntomas y respuestas anormales como diarreas, urticarias y dermatitis. Su tratamiento implica la retirada absoluta de la leche en la dieta así como todos sus derivados.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa viene por la incapacidad del organismo de digerir el azúcar propio de la leche: la lactosa. Se puede controlar esta dolencia sin necesidad de eliminar completamente los lácteos de la dieta.

Dietas de eliminación

Algunas dietas aconsejan evitar la ingesta de productos lácteos para evitar el acné y reducir el riesgo de sufrir cáncer de próstata

Sustitutivos aptos para el consumidor intolerante a la leche de vaca

La leche de vaca tiene un alto valor nutritivo y es un alimento muy equilibrado en cuanto a sus macronutrientes. Aporta entre 45 y 60 Kcal por cada 100 gramos compuestos por proteínas (3 gramos), Grasa (4 gramos) y carbohidratos (5 gramos).

Leche de avena

La avena es rica en proteínas, vitaminas y minerales. Ayuda a controlar el colesterol así como a mantener los niveles de glucosa en sangre. Por cada 100 gramos, la leche de avena aporta 34 Kcal, proteínas (1,2 gramos), grasas (0,52 gramos) y azúcares (6,3 gramos). Comparándola con la leche de vaca, podemos ver que su aporte calórico se centra más en los carbohidratos y que contiene un nivel de grasas mucho más bajo

Leche de soja

Es una de las alternativas más populares ya que tiene un alto aporte en proteínas (4,64 gramos por cada 100 de producto) y su bajo contenido en grasa (1,99 gramos) su aporte calórico es similar al de la leche de vaca con 54 kcal por cada 100 gramos

Leche de coco

Es una leche muy baja en calorías con un altísimo contenido en agua. Sólo aporta 20 Kcal por cada cien gramos de las que prácticamente todas son carbohidratos. Este tipo de leche vegetal es muy recomendable para quien quiera seguir una dieta para bajar peso.

Leche de almendras

Esta leche también es muy baja en calorías pero, al contrario que ocurre con la leche de coco, esta leche sí contiene una cantidad relevante de grasas insaturadas (1,1 gramos) también tiene un alto contenido en azúcares (3 gramos) y es baja en proteínas. Debido a su similitud en aporte calórico 24 kcal frente a las 20, recomendamos la leche de almendras, ya que su aporte nutricional es mayor.

Estas son sólo algunas de las alternativas de leche de vaca que puedes encontrar en el mercado. Hoy en día existe un amplio abanico que permiten a cualquier persona intolerante a la leche de vaca contar con opciones diversas según sus preferencias de nutrición.