Al elegir recipientes para el horno es necesario tener en cuenta una serie de cuestiones que nos evitarán comprar moldes o bandejas de mala calidad, que pueden agrietarse y llegar a romperse tras varios usos. ¿Quieres saber cuáles son los tipos de recipientes más adecuados para tu horno y cuáles son sus usos? Te lo contamos en este artículo.

¿Qué se puede y no se puede poner en el horno?

Antes de conocer los diferentes materiales y recipientes disponibles para el horno, es necesario que sepas cuáles son los materiales más resistentes al calor que puedes poner en el horno de tu cocina (sin miedo a romperlos o a que se derritan).

Por lo general, puedes poner en el horno todos aquellos recipientes que lo indiquen en sus características: sartenes de hierro, fuentes y bandejas para asar, cazuelas y moldes para hornear o parrillas y rejillas para el horno llevan indicadas la temperatura máxima a la que pueden someterse.

Los utensilios de cocina con asas de plástico no pueden ponerse en el horno ya que, en contacto con el calor, se ablandaría y acabaría por derretirse. Los platos y cuencos de cerámica tampoco pueden someterse al calor del horno, ya que acabarían agrietados y rotos. Lo mismo ocurre con los cristales, salvo los que lo indican pueden ponerse en el horno.

Bandejas para hornos

Las bandejas para hornos son placas hechas de metal especialmente pensadas para distribuir el calor de manera homogénea. Lo más adecuado es que estén esmaltadas o recubiertas por una película antiadherente para facilitar el lavado. Suelen utilizarse para hornear: pasteles, pastas, cookies, muffins y panes.

Además de estas, encontramos modelos de bandejas con bordes fabricadas con aluminio en las que no es necesario incluir una rejilla y que se utilizan para cocinar todo tipo de platos al horno.

Fuentes para horno

Son recipientes profundos, en forma redonda o rectangular, utilizados generalmente para platos asados, pescados al horno, guisos, guarniciones y algunas recetas de repostería. Pueden estar fabricadas de acero inoxidable, vidrio refractario o porcelana.

Moldes para hornear

moldes para horno

Moldes redondos

Los moldes redondos suelen utilizarse para hornear tartas dulces o saladas y pueden estar fabricadas en acero inoxidable, cerámica o cristal. Suelen ser profundas, altas y sus acabados pueden ser oscuros, ideal para dorar la corteza de la tarta y conseguir una textura crujiente, o claros.

Moldes cuadrados

Los moldes cuadrados suelen utilizarse para la cocción de pasteles por capas. Pueden ser útiles tanto para recetas dulces como para recetas saladas como los canelones o la lasaña.

Moldes de silicona

Estos moldes son flexibles, cuentan con una capa antiadherente y son ideales para desmoldar rápidamente. Puedes encontrarlos tanto redondos como rectagulares en varios colores.

Moldes individuales para tartaletas

Son pequeños moldes para hornear metálicos o de silicona utilizados comúnmente para cocer pequeñas tartas saladas o dulces. Pueden ser redondos, cuadrados o rectangulares.

Materiales más adecuados para recipientes para el horno

Antiadherente

La principal ventaja de los moldes para horno antiadherentes es la poca resistencia que ofrecen al desmoldarlos y que la limpieza lleva menos tiempo. Lo más conveniente a la hora de elegir moldes antiadherentes es que compruebes que llevan 2 capas de acabado, de esta manera es seguro que desempeñarán su función y además durarán años y años.

Recuerda evitar el uso de utensilios de cocina de metal con estos moldes, lávalos a mano y no utilices esponjas metálicas que puedan dañar su superficie.

Silicona

Los moldes de silicona son resistentes a altas temperaturas, antiadherentes y muy duraderos. En comparación con otros moldes, se puede decir que no distribuyen el calor de la misma manera que el metal, lo que puede afectar a la correcta cocción de tus platos. A la hora de comprar uno de estos moldes, asegurate de que no sean de plástico flexible.

Escoge el recipiente para horno que mejor se adapte a tus necesidades y ¡ponte manos a la obra para crear deliciosas recetas al horno!