En los últimos años (y con la moda de los “superalimentos”) seguro que has oído hablar de la chia, unas semillas milagrosas originarias de las zonas del centro y sur de El Salvador, México, Nicaragua y Guatemala con multitud de beneficios.

A pesar de su “reciente descubrimiento” la chía se utiliza desde hace siglos en las civilizaciones antiguas de estos países latinoamericanos. Tanto los mayas como los aztecas ya la utilizaban para la preparación de medicinas naturales y como pigmentos corporales. Hoy te contamos más sobre esta poderosa semilla y repasamos sus propiedades, beneficios y, por supuesto, su uso en la cocina.

Propiedades nutricionales

La chía es la semilla que se extrae de una especie conocida como salvia hispánica, una planta de más o menos 1 metro de altura que crece en suelos sometidos a condiciones extremas como la sequía o la acidez.

Las semillas de chia tienen multitud de propiedades nutricionales beneficiosas para el organismo. Constituyen una fuente completa de proteínas ya que contienen mucho más que cualquier otra semilla además de calcio y boro (encargado de la correcta absorción del calcio en los huesos) potasio, hierro y ácidos grasos esenciales como el omega 3.

Asimismo son ricas en hidratos de carbono saludables, antioxidantes y fibra soluble, se cree que esta fibra soluble se transforma durante la digestión en una barrera que frena el metabolismo acelerado de hidratos en azúcares sencillos. La presencia de la fibra soluble la hacen hidrofilica, lo que significa que tienen una elevada capacidad de absorber agua y retenerla en su interior.

Beneficios de la semillas de chia

Sus propiedades nutricionales hacen a la chía una de las semillas más completas que podemos encontrar:

  • Contribuyen a la fijación de calcio: el boro presente en las semillas de chia ayuda a fijar el calcio en los huesos.
  • Mantienen tus huesos fuertes y saludables por tener hasta 5 veces más cantidad de calcio que la leche.
  • Facilitan la digestión y mejoran el tránsito intestinal: su contenido en fibra ayuda tener digestiones más ligeras, además por tener un efecto saciante la chia puede ayudarte a adelgazar.
  • No contienen gluten por lo que son aptas para celíacos o intolerantes.
  • Previenen el envejecimiento prematuro de la piel por ser rico en antioxidantes, unas moléculas capaces de retardar y prevenir el estrés oxidativo de las células del organismo.
  • Fuente de proteínas complejas: puede ser el sustituto saludable perfecto a las proteínas de origen animal en dietas vegetarianas o veganas.
  • Te mantienen hidratado/a: son capaces de absorber hasta 12 veces su peso en agua y conservarla, por lo que te mantienen hidratado/a liberando agua en el tiempo.
  • Aumentan la masa muscular: por ser ricas en proteínas y fibra su consumo, lo que contribuyen a la regeneración del tejido muscular. Son muy recomendables para deportistas que quieren aumentar su masa muscular.
  • Ayudan a eliminar líquidos y toxinas
  • Controlan el nivel de azúcar en sangre: por lo que son ideales para los diabéticos.
  • Protegen al organismo de la inflamación, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y reducen el colesterol por ser ricas en omega 3 y otras grasas saludables.
  • Aportan energía: por ser ricas en proteínas aumenta la fuerza y la resistencia al ejercicio físico.

Uso de la chia para cocinar

como tomar semillas de chía

La chia en la cocina además de utilizarse para hacer platos más completos, saludables y sabrosos, se utiliza hacer más densas elaboraciones con líquido. Esta capacidad espesante se debe a que libera mucílagos, una sustancia vegetal viscosa que parece una goma, cuando entra en contacto con el agua u otros líquidos.

Puedes tomar la chía en:

  • Smoothies saludables o con agua
  • Mezclarda con aliños para ensaladas
  • En elaboraciones de repostería como gelificante o harina
  • Con cereal en tus desayunos acompañada de leche o yogur

Además de utilizarse como espesante como ya hemos indicado, pueden molerse para transformarse en harina para postres, panes u otras elaboraciones. Te recomendamos que si la utilizas como sustituto de la harina de trigo utilices moldes más pequeños, ya que no sube tanto.

Por lo tanto, se podría decir que el principal uso culinario de las semillas de chia es dar textura a los platos y como sustituto saludable de otros ingredientes en elaboraciones de dulces y platos salados

Es recomendable consumirlasde forma natural, es decir, en forma de semillas antes que en forma de aceites o suplementos. Recuerda que por su alto contenido en hidratos de carbono, no es recomendable su consumo excesivo.

¿Las semillas de chia tienen contraindicaciones?

Las semillas de chía no contienen ningún tipo de componente que pueda resultar tóxico en sí para el organismo, salvo en personas que son alérgicas o intolerantes a otros frutos secos que pueden llegar a desarrollar una intolerancia a estas semillas.

Algunas de las contraindicaciones de la chia que se han observado se provocan en personas con hipertensión, hipotensión, diverticulosis o problemas intestinales severos. Es recomendable que si sufres alguna de estas patologías, consultes a tu médico antes de consumir estas semillas. Tampoco se recomienda consumir en exceso semillas de chia cuando se sufre diarrea o se tienen gases, debido a su elevado contenido en fibra.