Ya sea porque preparamos comida uno o dos días antes para tenerla en la semana, porque nos tenemos que hacer la comida para el trabajo o porque hemos cocinado de más, acabamos necesitando recalentar estos platos ya cocinados.

Recalentar la comida es algo que hacemos a menudo, es una forma de cocinar con tranquilidad los días que tenemos más tiempo para no hacerlo cuando no nos es posible. También es útil para no improvisar y llevar una dieta saludable, evitar tirar las sobras del dia anterior y tener planificado el menú semanal para mejorar la economía del hogar.  En esta entrada te damos algunos consejos y trucos para recalentar la comida que sabemos que te serán útiles en más de una ocasión.

¿Qué debemos tener en cuenta antes de recalentar la comida en casa?

Recalentar los alimentos ya cocinados tiene muchas ventajas que ya hemos mencionado, pero también tiene algunas desventajas: la pérdida o cambio en la textura, el sabor o el color de los alimentos. Para minimizar las desventajas y mantener las propiedades organolépticas de los ingredientes es necesario tener en cuenta algunas cuestiones:

  • La contaminación microbiana

    Lo primero que debemos considerar a la hora de recalentar la comida es la seguridad de los alimentos en cuestión. Mantener los alimentos en la nevera una vez ya cocinados es fundamental para evitar la proliferación de todo tipo de microorganismos perjudiciales. También es importante recalentar los alimentos ya cocinados a una temperatura lo suficientemente alta como medida de protección ante cualquier hongo o bacteria que pudiera estar presente.

  • Cómo conservar correctamente los alimentos en la nevera

    Siempre que hagamos un plato caliente es preciso esperar a que se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente antes de ponerlo en la nevera. Mientras esperamos a que el plato esté en las condiciones óptimas para refrigerarlo es fundamental mantenerlo tapado, así evitamos que pueda ser contaminado por insectos o microorganismos.

  • Qué comida se puede recalentar

    Toda la comida se puede recalentar, lo que no significa que esta quede en buen estado para su consumo. La comida que mejor reacciona al proceso de volver a calentarla son los caldos, los guisos, los purés, la pasta, algunos arroces y los guisos.

    Por otro lado, las carnes y pescados hechos a la plancha, no quedan tan bien si se recalientan igual que se han cocinado. Para recalentar los platos con pescado o carne lo más recomendable es el horno. De la misma forma ocurre con los rebozados recalentados, este tipo de elaboración aguanta muy bien unos días en la nevera pero no reacciona tan bien cuando se vuelve a calentar.

  • Recalentar comida congelada

    No es lo mismo recalentar comida del día anterior a volver a calentar un plato o ingrediente congelado. Para “recuperar” y volver a consumir la comida congelada es recomendable descongelarla en la nevera, de esta forma no rompemos la cadena del frío y no corremos el riesgo de que el alimento esté en mal estado. Por ello ten muy en cuenta cómo congelar y descongelar cada tipo de alimento según sus características.

Trucos para recalentar los alimentos

Cada plato tiene una forma adecuada de recalentar aunque hay algunos trucos generales para que queden perfectos:

  1. Mantén la temperatura adecuada para que el centro del alimento llegue a los 70ºC.
  2. Vigila que la comida se recalienta de manera homogénea.
  3. No recalientes más de una veces.
  4. Evita la contaminación cruzada de comida cruda utilizando utensilios y recipientes nuevos para el alimento que vas a recalentar.
  • En el microondas

    recalentar alimentos en el microondas
    Podríamos decir que es el método más rápido para recalentar alimentos, sobretodo si se trata de una sola porción. Si eliges el microondas es fundamental que elijas el programa adecuado para el plato que vas a calentar y, por supuesto, que lo hagas en un recipiente apto. Antes y después de haber recalentado algo asegurate de que lo has mezclado bien, así el calor se repartirá mejor y evitarás que la comida se quede apelmazada.

    Para evitar que la comida se reseque mientras la calientas en el micro puedes añadir, antes o después, un chorrito de agua o aceite.

  • En el fuego

    recalentar alimentos en el fuego
    Suele ser la mejor técnica para recalentar alimentos ya cocinados. Sirve para recalentar grandes cantidades de comida de una forma más homogénea. El único inconveniente es que tenemos que volver a ensuciar los utensilios de cocina.

    El mejor truco para recalentar en el fuego es añadir un poco de agua, aceite o alguna salsa en el plato para que quede más jugoso y no se pegue al fondo de la sartén, olla o paella. Si no quieres añadir nada más también puedes tapar la preparación, así el vapor hará que la comida no se pegue y no se reseque. Para recalentar la comida en el fuego es importante que lo hagas de una forma progresiva, de fuego lento, a medio y hasta llegar los 70ºC aproximadamente.

  • En el horno

    recalentar alimentos en el horno
    Hay cierta comida que queda mejor si la recalentamos en el horno como pueden ser los estofados, la carne y pescado en salsa o las elaboraciones con masas (pizzas, quiches, lasañas, etc…).  Para usar este método es imprescindible usar el recipiente adecuado y hacerlo en la temperatura idónea. Te recomendamos que uses el grill y una temperatura baja para que el calor se reparta bien. Debes tener en cuenta que para determinados platos esto puede variar y quizás sea mejor dale calor fuerte durante poco tiempo.

Recalentar las elaboraciones preparadas con anterioridad puede sacarte de un apuro más de una vez, eso sí procura seguir nuestros trucos para que estas queden perfectas y sabrosas. No te olvides dejarnos tus propios trucos para recalentar tus platos en los comentarios ¡seguro que hay muchos más que no hemos mencionado!