¿Quieres comer platos más sanos y equilibrados de una forma creativa? ¿Estás cansado de comer siempre lo mismo? Quizás la solución a tus problemas este en descubrir los Buddha Bowls. En esta entrada te contamos qué son estos platos tan trendy y cómo preparar uno en casa ¡no te lo pierdas!

Qué es un Buddha bowl

Podríamos decir que los Buddha bowls son el equivalente saludable a un plato combinado de toda la vida. Se caracteriza por estar formados casi en su totalidad por vegetales y otros ingredientes saludables como cereales, frutos secos y proteínas acompañados de una salsa.

Evidentemente, las combinaciones posibles en un buddha bowls son infinitas y, por lo general, se suele optar por opciones vegetarianas o veganas (aunque puede incluir productos de origen animal).

buddha bowl con aguacate

Quizás te preguntes de dónde proviene el nombre de este plato tan completo y nutritivo, existen dos teorías principales que intentan explicarlo.  La primera teoría dice que el nombre le fue dado por su similitud con la barriga prominente de un Buda, que en la cultura asiática es una figura que representa la prosperidad, la felicidad o el éxito. En el caso de la segunda teoría explica que se llama así por ser parecido a los platos que comían los monjes budistas tras recibir comidas diferentes de los poblados por los que pasaban (de aquí la variedad)

Sea como sea, los buddha bowls han sido todo un descubrimiento tanto en las redes sociales (hay Instagrams de foodies repletos de fotos de estos platos) como fuera de ellas. Gran parte de su popularidad se debe a que se pueden tan variados que nunca te cansas de ellos. Puedes jugar con alimentos diferentes para darle colorido, formas o texturas únicas a tu bol Buddha.

Además se presentan como la solución para integrar todos aquellos alimentos con los que no sabías que hacer y se han quedado en la nevera. Solo hace falta un poco de ingenio y combinar los sabores correctos para crear un plato sencillo pero delicioso.

Cómo hacer un Buddha bowl en casa paso a paso

¡Hacer un buddha bowl es tan fácil que te haras adicto/a a ellos! Generalmente se preparan con ingredientes fáciles de encontrar y que no requieren de mucha elaboración. Por supuesto que si quieres darle tu propio toque y elaborar algo más complejo, puedes hacerlo sin problemas que seguro que queda genial.

  • Paso 1: Añade la base

    Lo primero para preparar el buddha bowl perfecto es encontrar la base perfecta. La base más elegida para preparar un buddha bowl son los vegetales de hojas verdes, puedes optar por el clásico mezclum de diferentes tipos de lechuga o hacerlo de un solo tipo poniendo espinacas, col rizada o kale, rúcula, canónigos, berzas, etcétera. Si quieres que quede el emplatado quede perfecto, sitúa tu base en el centro de un cuenco más o menos profundo.

  • Paso 2: añade el cereal

    El segundo paso sería añadir la parte correspondiente a los cereales o granos. Entre los cereales más nutritivos que puedes añadir a tu buddha bowl están la quinoa, couscous, el mijo, el trigo sarraceno, la avena, la cebada, el arroz integral o el arroz salvaje. Los cereales son una fuente natural de fibra, diferentes minerales (hierro, cobre, fósforo, magnesio) y vitaminas del grupo B.

  • Paso 3: añade la proteína

    Una vez tienes ya los vegetales de hoja verde y los cereales, llega el momento de añadir la proteína. Puedes optar por fuentes de proteínas de origen vegetal como las legumbres (garbanzos, lentejas, judías, guisantes, etc), el tofu, el seitán, el tempeh o los brotes de soja; o elegir proteína proveniente del pescado, la carne de cerdo o de vaca. La función de las proteínas en nuestro cuerpo son diferentes: energética, reguladora, de transporte de oxígeno o de defensa entre otras, por lo que es fundamental una ingesta regular.

  • Paso 4: toppings de verdura

    Aunque con la proteína nuestro plato quedaría completo, para hacerlo aún más saludable y nutritivo podemos añadir toppings de verduras elaboradas como más te gusten: a la plancha, al vapor o asadas. Te recomendamos que elijas hortalizas que más o menos combinen con el sabor de los ingredientes previos, así el sabor de tu plato será armónico.

  • Paso 5: la salsa

    Añadir una buena salsa en un buddha bowl es fundamental, este será el ingrediente que potencie el sabor de tu plato. Existen multitud de salsas para buddha bowls que pueden prepararse, nosotros te recomendamos que sea una con una textura más espesa y baja en calorías. Entre las más escogidas están las salsas con base de aguacate, las vinagretas con frutos secos diferentes o preparaciones como el hummus.

    Como es obvio, las salsas y aderezos que se pueden usar en estos platos son tantas como gustos. Si quieres hacer una salsa original para tu buddha bowl te proponemos que utilices ingredientes como el tahini, el zumo de frutas, la miel o la mostaza en granos.

Como ya habrás comprobado, hacer un buddha bowl es súper sencillo y puedes adaptarlo tanto como desayuno o brunch como plato principal al mediodía o para cenar. Son muy versátiles y te aportan todos los nutrientes necesarios.