No hay mejor plan que un picnic en pareja. O en familia. O un picnic con amigos. Sea como sea, disfrutar de un picnic al aire libre y en buena compañía es uno de los mayores placeres de la vida. Además, es una opción muy económica y divertida para hacer un día especial de uno cualquiera. Hoy os contamos cómo organizar un picnic perfecto. ¿Nos acompañáis?

Qué llevar a un picnic

Si proyectamos el picnic ideal en nuestra mente, imaginamos la típica cesta de mimbre con platos de cerámica y el típico mantel para picnic a cuadros. Pero como atrezo para ir de picnic hace falta poco más que cargar en una mochila platos (pueden ser de plástico duro para que pesen menos), vasos, servilletas, cubiertos y una manta o tela grande sobre la que sentarse y colocar la comida.

Sobre todo, pasa lista antes de salir y asegúrate de llevar algunos de los utensilios de picnic que suelen quedarse en casa, como por ejemplo un sacacorchos o un abrelatas. Si optas por usar cubiertos de plástico, asegúrate de llevar también un cuchillo “de verdad”. Pero lo más importante, como siempre, ¡es la comida para el picnic!

Recetas para picnic

El consejo principal es no complicarse demasiado, aunque tampoco hay que pasarse con la sencillez, así que olvídate de bocadillos, ya que el pan probablemente esté seco o como un chicle a la hora de comer. Así que ni comida sencilla para picnic ni menú de Estrella Michelín, hay que buscar el término medio.

Pero ¿cuál es la comida ideal para llevar a un picnic? Evidentemente, dependerá de los gustos de cada uno, pero nosotros aconsejamos platos que sean sencillos a la hora de comérselos, como empanadas, quiches o tortillas. Las ensaladas también son una muy buena idea, puedes llevar el aliño ya preparado en un bote de cristal para que así mantener fresca la ensalada y que no quede pocha.

¿Frío o Caliente?


Descarta cualquier intento de cocinar algo in situ con hornillos, barbacoas o camping gas. Y mucho menos en verano, cuando el riesgo de incendio es muy elevado y suele estar prohibido. La comida debe venir preparada de casa, y es interesante jugar con platos que estén igual de ricos fríos que calientes, como por ejemplo una tortilla de patatas o incluso un pollo con tomate.

De todas formas, vale la pena cargar con una neverita para mantener el frío de las ensaladas, frutas y bebidas. Pon en las neveras hielo para mantener el frío por más tiempo. En este caso, recomendamos bloques de hielo de plástico, ya que si pones el hielo tal cual tu nevera podría convertirse en una piscina.

Para las bebidas calientes, como tés, infusiones o café, utiliza un termo. Esta es una de las mejores ideas para picnic. Puedes incluso llevar en él alguna sopa, puré o crema de verduras. El termo es ideal sobre todo cuando se trata de celebrar un picnic familiar o infantil.

No te la juegues con los alimentos

Cuidado con alimentos como la ensaladilla rusa o el sushi. Aunque puedan parecer comidas frías ideales para llevar de picnic, corres el riesgo de que se eche a perder si no se mantiene en unas condiciones de frío mínimas. Por ello, si llevas alguno de estos platos a tu picnic, lleva también una nevera.

Escoge un buen lugar para hacer un picnic

No importa que vivas en un pueblo o en una gran ciudad, siempre hay bonitos lugares donde hacer un picnic: parques, zonas de césped, jardines, playas (en el caso de los más afortunados), montes o montañas… Cualquier lugar alejado del tráfico y el bullicio es perfecto para disfrutar de un picnic saludable.
Sea donde sea, nunca olvides recogerlo todo y dejar el lugar tal y como lo encontraste.

Ahora que ya sabes cómo hacer un picnic, no tienes excusa para salir a disfrutar de los placeres de la comida campestre en compañía de quien tú prefieras. Así que escoge el lugar que más te guste, llama a tus amigos y carga la mochila o cesta con lo necesario. ¡Y a disfrutar!