El inicio del proceso de maduración de la gastronomía se remonta desde la prehistoria por así decirlo. A medida que la sociedad humana se ha ido adaptando y consangrando dentro de las distintas etapas por la que hemos ido pasando, ha habido cambios constantes en nuestra forma de entender el arte de la comida. Los distintos procesos que se han ido dando; desde el dominio pleno del fuego, el descubrimiento de la levadura que trajo consigo el hallazgo de la fermentación, los procesos de conservación de los alimentos que surgieron a raíz de la misma evolución humana, y actualmente la famosa cocina molecularque hacen referencia entre otras cosas al estudio de la influencia de la textura en el sabor de los alimentos. Todos ellos, han favorecido a un constante cambio hacia la cocina actual.

Una parte importante de esta transformación a día de hoy, se corresponde a dos vertientes. La primera de ellas se relaciona al aumento relevante de la cantidad de personas que hoy buscan productos regionales, ofrecidos únicamente por los mismos productores locales o distribuidos por establecimientos especializados. Por otro lado, a la tecnología que ha ofrecido sus aportes mediante la innovación en la creación de utensilios más funcionales y en la implementación de los famosos robots de cocina.
A todo esto, entramos en un nuevo paradigma que dictará el futuro de nosotros mismos. y es que los índices de natalidad nos auguran para dentro de unos 20 años auguran un aumento de la población considerable y por lo tanto la manera de como concebimos la cocina actual, irá progresando de manera evidente.

Las diferentes experiencias culinarias que se han ido modelando durante algunos años atrás ya se hacen palpables. El cambio más palpable es el cambio de mentalidad en materia de salud y sofisticación. Los restaurantes cada vez más, apuestan por una cocina de calidad antes que de cantidad. Esto se puede ejemplarizar en la paulatina desaparición de los fritos y aquí es dónde aparecen nuevos alimentos que antes ni se escuchaban hablar y que en la actualidad condicionen la dieta de muchas personas. También podemos encontrar nuevos inventos que podrían sorprender como puede ser el caso del uso de impresoras de alimentos 3D, mediante la cual se ofrece comida impresa, algo totalmente revolucionario en este ámbito. Dichos mecanismos programan el diseño deseado en la computadora y seguidamente esta produce los alientos que se han diseñado.

Tendencias gastronómicas que nos encontraremos dentro de unos años

Se acera el 2019, el futuro más inmediato que se nos presenta. Según alguno de los expertos de los fogones, los garbanzos, crecerán en popularidad dentro de las cocinas urbanas, en los rebozados, y hasta de complemento en los caviares. Un elemento que cada vez esta apareciendo en masa en cada plato, ya sea como producto principal o de añadido. También las algas, esencial en la cocina asiática, proporcionaran ese toque diferente por su sabor irresistible para añadir en caldos o para servir en aperitivos fríos.

garbanzos

Mirando más hacia los próximos años, las inclinaciones que habrá en el arte culinario será la de descubrir sabores, se tiene previsto la incorporación de la cúrcuma para preparar los alimentos a partir de microorganismos vivos como el kombucha por ejemplo. Así mismo, habrá una mayor demanda de las bebidas sin alcohol basadas en jugos de frutas, granos y vegetales que mediante su fermentación den origen a cócteles. También el consumo de productos de km0 se asentará y habrá cierto caché añadido a todos aquellos que propongan una cocina autóctona y de calidad. En otro ámbito, los platos se irán dejando de lado ya que comer en cuencos y bowls se hará más usual debido a la flexibilidad que estos ofrecen al mezclar los ingredientes.

¡Dale la bienvenida a la innovación!