El Kale, col crespa o col rizada es una variedad de col la cual ha experimentado una creciente popularidad por la cantidad de ventajas que posee y su manera de introducirse en nuestra cocina. Para que aprendas todo lo posible de este alimento te traemos toda la información sobre sus beneficios, propiedades y uso en la cocina.

Las propiedades del Kale

Como hemos dicho el Kale es una variedad de col que se recolecta en las temporadas de frío por lo que su uso está muy extendido por el norte de Europa. Incluso se cree que en las heladas nocturnas su sabor mejora, volviéndose más dulce, debido a que el almidón que contiene se rompe produciendo azúcar.

Una de las propiedades del Kale es su bajo nivel calórico, prácticamente 49Kcal por sólo cien gramos. Además contiene una gran cantidad de agua y una cantidad considerable de minerales, entre los que se encuentran: calcio, magnesio, potasio y zinc. Por otra parte posee concentraciones medias de proteínas junto a unos niveles bajos de hidratos y fibra.

El aporte vitamínico del Kale es igualmente impresionante, la vitamina C, la vitamina liposoluble E, A y K son algunas de las que podemos encontrar en la col rizada, por otra parte los antinutrientes como Oxalatos, Fitatos o Taninos se encuentran a un nivel muy inferior a diferencia de otros tipos de vegetales verdes. Todo esto hace del Kale un vegetal vegetal con un nivel nutritivo muy alto a la vez que es poco pesado.

Los beneficios del Kale

beneficios del kale
Ya tenemos claro que el Kale es lo que comúnmente se conoce como “superalimento”, su composición y los beneficios que nos puede aportar hacen de este alimento una de las mejores fuentes de nutrientes para vegetarianos, veganos y personas que quieran bajar de peso o simplemente para comer de forma más saludable.

Por otra parte hay buenas noticias para aquellos que no quieren consumir productos lácteos o son intolerantes a la lactosa, está comprobado que la absorción de calcio que contiene el Kale es muy superior al de la leche, esto se debe a la poca cantidad de Oxalatos que contiene. A esto hay que añadir que el Kale es una fuente estupenda de hierro, para mejorar su absorción de cara al organismo lo recomendable es acompañar el plato con alimentos ricos en Vitamina C, para ayudar a prevenir posibles anemias.

Como hemos comentado, el Kale es un alimento excepcional para las dietas de cara a perder peso por su alto contenido de proteína, fibra y sus pocas calorías. Al igual que puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades de carácter cardiovascular ya que ayuda a elevar el colesterol beneficioso, HDL y reducir el colesterol perjudicial, LDL. Todo esto reduciendo la aterogenicidad y ayudando a crear un perfil lipídico en buenas condiciones.

Como punto final sobra decir que el Kale es un complemento perfecto para las dietas deportivas, ayudando con sus beneficios antioxidantes, ayudando a restituir todos los electrolitos perdidos.

El uso del Kale en la cocina

El Kale como cualquier otra col es un producto de fácil preparación en la cocina, pudiendo servirse cocinado o crudo. Aunque sus tallos se pueden consumir, generalmente la parte más utilizada en la cocina son sus hojas, ya que en estas se concentran más beneficios.

Si en cualquier caso queremos cocinar el Kale es recomendable no ahogarlo en agua, ya que muchas de las vitaminas y minerales que contiene son hidrosolubles. De igual manera es posible añadirlo a guisos y potajes, o incluso hacerlo ingrediente clave en muchos tipos de batidos y zumos, empleando sus hojas frescas .

¿Por qué deberíamos incluir el Kale en nuestra dieta?

El Kale o Col rizada, puede haber sido un ingrediente apartado de nuestras cocinas, pero siguiendo la fama que puede tener en países del Norte como Alemania, nos damos cuenta de que es un vegetal con multitud de beneficios, fácil de preparar y rico en nutrientes esenciales. Su resistencia y la época en la que se cosecha ya nos señalan que este alimento nos puede beneficiar hasta límites insospechados. Incluye el Kale en tu dieta y empieza a disfrutar de sus beneficios.