Si pensamos en verduras en general imaginamos un plato colmado de hortalizas al vapor o bien la clásica ensalada. Si bien a muchos estas opciones les resultan realmente apetitosas, a muchas otras personas la idea de comer hortalizas les repele, por lo que no llegan a consumir la cantidad que el cuerpo necesita.

Las verduras son alimentos fundamentales en nuestra dieta, son ricas en vitaminas y minerales esenciales muy importantes para nuestro organismo. Pero si aún no te convencen los platos a base de verduras, hoy te dejamos 7 ideas divertidas y algo diferentes que te ayudarán a incluir más vegetales en tus platos.

7 ideas divertidas y diferentes para añadir más vegetales en tus platos

 

  1. Pizzas vegetales

    Puede que la pizza sea el plato más escogido en el mundo tanto por niños como por adultos, es fácil de preparar y puede ser una alternativa cuando no sabes qué cocinar o tienes tiempo. La única pega: las pizzas suelen estar abarrotadas de grasas poco saludables y harinas refinadas.

    Si prefieres una opción más saludable, te proponemos crear masas caseras con base de patatas o coliflor, sustituir los toppings (como la carne y los embutidos) poco saludables por vegetales de todo tipo y preparar salsas caseras con tomate natural.

  2. Nuggets saludables

    Los nuggets que podemos encontrar en los supermercados son productos engañosos, estudios recientes han desvelado que tan solo entre el 40 y el 50 por ciento es carne de pollo, el resto podría ser todo tipo de restos procedentes de los huesos, el tejido y la piel del animal. Además tienen alto contenido en grasas trans y conservantes.

    Por ello, puedes preparar una alternativa saludable: nuggets vegetarianos con hortalizas como el brócoli, la calabaza, espinacas, berenjena, calabacín e incluso aguacate. Y, si quieres hacerlos aún más atractivos para los más pequeños de la casa, puedes darle formas divertidas y originales.

  3. Hamburguesas con vegetales

    Incluir vegetales, rallados o picados, en las hamburguesas caseras puede ser la alternativa saludable para los amantes de la carne o del fast food. Te proponemos que incluyas más de un ingrediente vegetal en tus hamburguesas, por ejemplo, puedes preparar una hamburguesa con carne y zanahoria con un poco de cebolla bien picada. Otras ideas podría ser añadir un calabacín rallado, trozos de pimiento verde o rojo o un tomate rallado.

    Si no consumes carne no tienes por qué abandonar el placer de comerte una hamburguesa, puedes elaborar hamburguesas vegetales al 100% con legumbres como las lentejas o el garbanzo o cereales diferentes.

    platos vegetales

  4. Espaguetis de verduras

    Los espaguetis vegetales se han transformado en una auténtica tendencia, sabemos que si las verduras no son lo tuyo te parece un poco extraño pero ¡no tienen nada que envidiarle al clásico plato de pasta! Puedes preparar deliciosos platos si los servimos con salsas de tomate natural o el pesto. Para preparar espaguetis de verduras tan solo necesitas hacerte con un espiral cortador y, en pocos minutos, podrás disfrutar de unos ricos espaguetis de calabacín, zanahoria, pimiento o remolacha.

  5. Smoothies con frutas y verduras

    ¿Quién dijo que un smoothie solo podía llevar fruta? Si comer verdura para ti es un engorro, te recomendamos que agregues además de las frutas, algunas verduras crudas o cocidas en tu batido. Puedes empezar añadiendo poca cantidad e ir aumentando a medida que te acostumbres a su sabor. Tanto si es para desayunar como para comer, puedes preparar ricos smoothies con rúcula, espinacas, pepino, zanahoria o combinar frutas y verduras preparando un batido de melón, aguacate y menta.

  6. Salsas ricas y nutritivas

    Las salsas son el aderezo perfecto para platos con pasta, ensaladas o carnes de todo tipo, si quieres una opción saludable puedes utilizar como base para tus salsas caseras diferentes tipos de hortalizas. Si quieres un salsa aún más saludable y original puedes probar esta rica salsa de cítricos que combina a la perfección con elaboraciones con pescado. Preparando salsas caseras, disminuirás en gran medida el consumo de productos comerciales y comerás más verduras.

  7. Dulces más sanos

    Los dulces son un placer, siempre y cuando se consuman en su justa medida y no bases tu alimentación entorno al consumo de productos con niveles altos de azúcar. Pero si quieres darte un capricho un poco más “saludable” puedes elaborar tus postres caseros llenos de sabor con verduras como la zanahoria, la calabaza, el boniato o todo tipo de cítricos como la naranja o el limón. Puedes preparar bizcochos, magdalenas, bombones o brownies que incluyan cualquiera de estos vegetales ¡su sabor te sorprenderá!

Ya ves que incluir hortalizas diferentes en tus platos es una tarea que no te costará mucho trabajo. Hay muchas formas divertidas y diferentes para comer verduras además de las clásicas hortalizas al vapor o ensaladas.