La sociedad moderna ha evolucionado pasando por las etapas de conquistas,mercantilismo, revolución industrial hasta llegar a la globalización actual, donde los aspectos gastronómicos se han redefinido en muchos casos. Sin embargo, en la mayoría de las comunidades sigue prevaleciendo el orgullo por los platos tradicionales que lo identifican como nación. De generación en generación, las diversas comunidades van heredando ese gusto, esa receta para preparar algún plato que lo hacen sentir como en casa, estando en su país o no.

La identidad nacional es un sentido de pertenencia colectivo de la comunidad, Estado o país. En ella están interrelacionadas la cultura, la religión y tradiciones más resaltantes y que lo caracterizan como una nación.

ciuchillo con queso y fuet

Cualquier plato preparado con elementos tan simples y cotidianos, así como aquellos con más ingredientes y más elaborados, pueden ser pieza fundamental de la expresión cultural gastronómica de una nación. Puede existir también una receta heredada con ingredientes autóctonos de la región combinada con elementos incorporados por efecto de interrelaciones culturales en todas sus expresiones. Como ejemplo, podríamos citar la influencia de la patata, del maíz y el tomate introducido en Europa desde América.

El carácter de un país está en sus platos

La Gastronomía, como parte importante de la expresión cultural y como elemento de identidad nacional ha beneficiado a un importante sector económico de cualquier nación como lo es el turismo gastronómico. Es por ello que considera que el turismo y la gastronomía van de la mano. Cualquier persona en calidad de turista se siente atraído por la cocina local de calidad; lo cual pasa a ser parte importante de esa experiencia recreacional y turística que tanto busca el viajero. Es tan importante el orgullo nacional gastronómico que en la mayoría de los casos, dado el perfeccionamiento de la receta y su difusión por todas las latitudes- sus sabores se han posicionado a nivel mundial. Muchos sabores han invadido y han sido adoptados por los paladares extranjeros. Tal es el caso de la comida española, italiana, francesa, mexicana, peruana, venezolana, árabe, china, japonesa, hindú, estadounidense, por tan solo mencionar algunos.

La gastronomía española se destaca como elemento de identidad nacional a partir del siglo XIX, que es cuando comienza a documentarse formalmente por profesionales en esta área la elaboración de los platos, ingredientes, recetas e historia. A pesar de esto, sus orígenes se remontan a épocas muy antiguas, y se encuentra enriquecida por los aportes de pueblos que conquistaron los colonos españoles.

platos españoles

España, a nivel gastronómico, es conocida mundialmente por sus paellas, callos, tapas, jamones, tortillas, por su queso manchego y otros platos preparados con pescados y mariscos, los cuales son elaborados con ingredientes autóctonos y/o o con elementos de origen de otras naciones. Es importante mencionar que todas las regiones han aportado una gran variedad de platos, entre los cuales podemos destacar los de la gastronomía catalana, la valenciana, la de galicia entre otras. Aquí en Catalunya podemos degustar de una rica sopa escudella; un rico pan con tomate, la samfaina, calçots; embutidos como la butifarra, salchichón y muchos otros platos compartidos con tendencia de origen mediterráneo, pero con ese toque local que lo hace especialmente nacional.

En definitiva cada comunidad, región, país o nación influenciada o no por relaciones interculturales, se siente identificada y orgullosa de sus tradiciones, especialmente las gastronómicas, lo que en muchos casos conlleva a ser reconocidos mundialmente por la defensa de sus plato. En este sentido, además de popularizarlos, logramos convertirlos en elementos de identidad nacional que traspasa sus fronteras. Tal defensa se basa en la organización, ingredientes, recetarios, métodos y procesos utilizados para su elaboración, presentación y comercialización a nivel local e internacional.