Es un indispensable elemento en las mesas españolas y un ingrediente polivalente en los platos que lleva siendo de uso cotidiano desde hace ya muchos años. Se aprovecha hasta exprimirlo al máximo para darle un toque distinto a lo que ingerimos en nuestro día a día. Para ello, es fundamental la calidad y paralelamente su conservación. En la actualidad, los grandes profesionales de los fogones destacan el buen uso del vino para añadirlo a nuestras recetas, siempre y cuando se analice si tienen buenas cualidades. De este modo, la botella en cuestión a utilizar para las comidas debe estar bien guardada en la nevera y sobretodo no mantenerla mucho tiempo envasada allí dentro.

El morapio influye en el proceso de cocción, en gran medida porque la bebida pierde sus propiedades, por lo que es apto para niños pero no es recomendable abusar al momento de verterlo. También es habitual para ablandar y macerar en sustentos como la carne y perfecto para el uso en salsas de acompañamiento para la misma. Aunque también es cierto que es un ingrediente que se suele usar en muchas otras diferentes técnicas culinarias. En muchos casos, los que están acostumbrados a hacer guisos saben que esta bebida no solo sirve para acompañar las comidas, sino que también constituye uno de esos productos que son capaces de convertir un plato común en uno excelente. Es un gran aliado de la gastronomía, desempeña un papel muy importante ya que sus características pueden determinar el equilibrio de cualquier plato.

¡Si! Es un agente transmisor de sabores y por esta razón es utilizado en múltiples preparaciones culinarias y en distintas ocasiones ya que proporciona esencia y enriquece.

Dicho esto, hay que saber que no se puede emplear para todas las preparaciones culinarias. Hay distintas tipologias más adecuadas que otras para usarlas en platos específicos, ya sea para acompañarlo o para añadirlo como ingrediente. En definitiva, la clave está en saber unir los atributos y los ingredientes de cada receta.

Utilización del vino en algunas recetas

Tomando en cuenta algunas de las funciones que desempeña en la cocina, podemos decir que además de ayudar a caramelizar, marinar, aglutinar, macerar, ablandar y equilibrar grasas. Es también ideal principalmente para la elaboración de braseados, estofados, marinados y hasta para salsas y postres.

Hemos preparado una lista de los más adecuados para cocinar de modo general, productos específicos, para que su sabor y textura se relacionen de forma homogénea.

  • Blanco:
  • Su toque ácido es ideal para aquellos pescados o respectivos acompañamientos de cremas o salsas para mariscos. Para platos con condensación mucho más potentes es recomendable el uso de blancos con cierta aromatización. También podemos utilizar este tipo de blanco en la cocina para carnes blancas como el pollo o el pavo .

    cocinando tipos de comida

  • Tinto:
  • Este tipo nos proporciona densidad en los platos y un toque de colorido. Estos, como hemos comentado, son esenciales para salsear con carne, para guisos y para las propias carnes rojas. También encontrarnos con textura dulce que dan un toque de dulzor y espesor en los distintos tipos de salsas.

Ten presente que lo más importante durante la cocción de alimentos con esta bebida como parte de los ingredientes, es que éste pierda pigmentación y astringencia, pero sobre todo que debes esperar a que el alcohol se evapore antes de servir los alimentos preparados.

¡No esperes más, haz del morapio tu aliado en la cocina!