El Achiote se extrae del fruto de un pequeño árbol de flores de color rojo. Esta semilla de color rojo intenso se utiliza como condimento para dar sabor y como colorante para diversos platos. Se puede encontrar en polvo, pasta o envasada, en los supermercados especializados en comida latina se le conoce con nombre como bija, axiote, achote, achiotillo, analto, annatto, rocou, urucú o bizo.

Esta especie se cultiva en Méjico, Colombia, Brasil y Perú entre otros países vecinos y se utilizada en la elaboración platos tradicionales tales como la conocida cochinita pibil. La característica más interesante su gran poder colorante, puedes incorporar este ingrediente en tus recetas en forma de aceite. A continuación, te presentó una receta fácil para elaborarlo.

¿Cómo elaborar el aceite de achiote?

Debido a que el aceite de achiote puede ser un producto dificil de conseguir, hoy os haré una breve explicación de cómo prepararlo con sus semillas. Con la elaboración de este aceite, aprovecharemos al máximo su poder colorante en nuestras recetas.

Lo primero que necesitaremos para la elaboración del aceite de achiote son 100 gr. de aceite de oliva y una cucharada sopera de semillas de achiote según la cantidad de aceite que queramos elaborar.

Seguidamente pondremos en una olla o cazo el aceite a fuego lento hasta que notemos que está caliente y añadimos las semillas de achiote manteniendo una temperatura de confitado durante 5 minutos. Es importante no aplicarle demasiado calor, ya las semillas se pueden volver de color negro y lo que nos interesa es que el aceite coja el color rojizo de estas.

Pasados estos 5 minutos lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar, lo colamos y lo depositamos en un recipiente para utilizarlo cuando lo necesitemos.

Esta es la receta básica, pero podemos hacer diferentes versiones si añadimos con el achiote algunas hierbas aromáticas como el romero, el tomillo o incluso añadiendo ajo o limón para crear diferentes sabores. Debemos tener en cuenta que para conservar el aceite elaborado es recomendable guardarlo en un bote de cristal con tapa durante un máximo de cuatro días.