Las ensaladas son platos que no pueden faltar en tu alimentación diaria por su multitud de beneficios: son fáciles de preparar, frescas, nos mantienen hidratados y muy saludables para nuestro organismo. Si eres un amante del verde y en tu nevera no puede faltar una ensalada, hoy te traemos unos sencillos consejos para que aprendas a conservarlas y a mantenerlas frescas en la nevera.

Cómo conservar tus ensaladas

Por lo general, cuando conservamos una ensalada vede preparada en el refrigerador, las hojas pueden perder su color verde debido a la oxidación de la hoja, puede que se marchiten y su sabor no sea el ideal para consumirla. Para evitar la degradación de los ingredientes de tu ensalada, y consiguiente desperdicio de comida, existen unas sencillas pautas que te serán muy útiles.

Elimina el exceso de agua

Antes de guardar la lechuga cortada en la nevera o la ensalada completa elimina el exceso de agua de las hojas. Lo ideal para secar las hojas es utilizar papel de cocina, de esta manera evitarás seguro la aceleración del proceso de oxidación de la verdura.

Escoge un buen recipiente de almacenamiento

Para conservar la ensalada en la nevera lo más recomendable es escoger recipientes de cristal. La principal característica de este tipo de almacenamiento es que no afectan al sabor de los ingredientes que conservas en él y son más higiénicos. Además de ser de cristal, el recipiente debe tener tapa y cierre hermético para asegurar la conservación óptima de cualquier tipo de lechuga.

conservar la lechuga fresca

Almacena los ingredientes por separado

Si tienes tiempo, lo más recomendable es que almacenes en envases separados cada uno de los ingredientes para tu ensalada. Con este sencillo gesto evitarás que los ingredientes que se oxidan más rápido, afecten a los demás y evitarás la mezcla de sabores u olores.

Elige la zona del frigorífico correcta

Recuerda al organizar tu nevera tener en cuenta que las ensaladas, al igual que las verduras, deben almacenarse en una zona fresca y poco húmeda.

Cómo mantener frescas las ensaladas de hojas verde

Si has elegido la ensalada como tu comida saludable para llevar al trabajo mañana o quieres dejarla preparada para la cena y quieres que se conserve fresca, como si la hubieras preparado al momento, debes tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Evitar agregar el aliño. Lo más recomendable es dejar preparado el aliño, ya sea una salsa o una vinagreta, en otro envase aparte y en la nevera también.
  • Ojo con los ingredientes delicados. ¡Las ensaladas cuanto más variadas mejor! Pero debes saber que si guardas las ensalada lista para llevar con todos los ingredientes, puede que alguno de estos sea más delicado y se estropee antes que el resto. Para ello, ten en cuenta cuales pueden ser los ingredientes que aguantan menos y guárdalos por separados para que no afecte a la frescura de tus ensaladas.
  • Mantén tus ensaladas tapadas con papel de cocina. Utiliza dos o tres papeles de cocina para cubrir la ensaladera, de esta manera evitarás el exceso de humedad en la lechuga.

¿Qué te ha parecido nuestros consejos? ¿Conocías alguno de ellos? ¡Cuéntanoslos!