Si eres un amante de la cocina, probablemente sepas que una parte fundamental de un menú es escoger la bebida que mejor resalta y combina con los sabores de tu plato. ¿Y qué mejor que acompañar tus comidas o cenas con un buen vino?

Si eres un amante del vino, es probable que tengas una pequeña “vinoteca doméstica” en la que guardas tus vinos favoritos o estés pensando en hacerte con una. Para que mantengas tu colección de vinos en perfecto estado de conservación, te contamos algunos consejos para mantener su especial sabor y su calidad.

Temperatura y humedad

Dos de los factores más influyentes en la conservación de un vino son la temperatura y la humedad. La temperatura ideal para que el vino conserve sus características está entre los 12 y 16 grados, además es importante evitar exponerlo a temperaturas demasiado altas o demasiado bajas. Es recomendable almacenar el vino lejos de la cocina por sus altas temperaturas. El lugar ideal sería en un espacio sin calefacción o aire acondicionado como, por ejemplo, un sótano.

La humedad relativa a la que debe estar expuesta la botella de vino debe oscilar entre el 70 y el 80% para que el corcho no se quede seco o, por el contrario, se humedezca demasiado.

Para mantener estos dos factores controlados puedes incorporar un termómetro y un medidor de humedad cerca de las botellas. De esta manera sabrás en todo momento la temperatura y la humedad y, en el caso de variar, podrás cambiarlas de sitio antes de que pierdan sus características.

Lugar de almacenamiento

El lugar en el que almacenas tus vinos también juega un papel fundamental en su conservación. Debes intentar que el sitio que elijas para guardar las botellas tenga una iluminación escasa o poco intensa para evitar la aceleración de la oxidación del contenido de la botella. En el caso de que no dispongas de una estancia con estas características siempre puedes guardar el vino en cajas de madera o cartón o en muebles botelleros cerrados.

almacenamiento-botellas-vino

Además de la iluminación debes tener en cuenta la ventilación en la estancia para evitar la formación de moho o la contaminación del vino con olores agresivos.

Posición de la botella

Otro factor que afecta en la conservación de los vinos es la posición de la botella. La posición ideal es la horizontal, esto es así debido a que el corcho debe estar en todo momento en contacto con el vino para no secarse y hacer que entre aire en la botella.

Tiempo de conservación del vino

Aún que es cierto que existen una serie de vinos que mejoran con el paso de los años, no todos pueden conservar por un período largo de tiempo.

Cuando adquieres un nuevo vino para tu colección debes tener en cuenta si es un vino que puede conservarse durante mucho tiempo o si, por el contrario, es mejor beberlo pronto. Algunas cuestiones para valorar cuanto tiempo puedes conservarlo son la edad del vino, de dónde procede, la uva, crianza y la bodega dónde se ha conservado el vino hasta tu compra. Recuerda que lo más recomendable es adquirir el vino de la propia bodega y que los profesionales del sector podrán aconsejarte si tienes dudas sobre la conservación.