Uno de los momentos clave de la cocina es la presentación y emplatado de los platos. Cada plato es una obra de arte comestible, así que no hay que descuidar su montaje. Aunque a veces nos empeñemos en negarlo, las primeras impresiones cuentan, y es por ello que en este post os queremos hablar de los emplatados más modernos y las mejores técnicas para emplatar y dejar boquiabiertos a los comensales.

Aprender a emplatar es muy sencillo y puede incluso ser una actividad divertida y creativa. Pero si algo hay que tener claro es que para obtener el cum laude en presentación de platos es necesario montarlo una y otra vez. ¿Qué eres capaz de expresar con tu plato?

¿Que es el emplatado?

Para saber emplatar comida primero hay que saber a qué nos referimos cuando hablamos emplatado o montaje de comida en cocina. El emplatado es la presentación de un plato, es la acción de situar los diferentes elementos que componen un plato con la finalidad de otorgar comodidad al comensal a la hora de consumirlo, así como también darle un toque estético que lo haga mucho más placentero.

Con el tiempo, el emplatado se ha profesionalizado y se ha convertido en un arte. Tanto es así que a veces se piensa más en la estética que en el sabor, un hecho que debemos evitar a toda costa. Lo ideal es crear una presentación coherente entre la estética y el sabor y los elementos del plato. De nada nos sirve un plato bonito pero que sabe mediocre.

Los elementos para la composición de un plato

Aparte de la vajilla donde colocaremos los alimentos, ¿qué más necesita un plato para ser un “plato”? Los componentes son muy variados y se deben repartir los distintos elementos para conseguir un emplatado de alta cocina y resaltar su armonía. Entonces, ¿qué tipo de ingredientes debemos tener en cuenta a la hora de presentar un plato?

  • Las proteínas
    Las proteínas suelen ser la parte importante del plato y el elemento principal. Son carnes de todo tipo, ya sean bovinas, porcinas o de aves.
  • Guarnición
    Las guarniciones pueden ser de muchos tipos, pero principalmente hay dos, las de verduras o las de almidón. La guarnición de verduras es un acompañamiento secundario que da frescor y color al plato. Las guarniciones de almidón son el acompañamiento en base a farináceas o carbohidratos, como arroces, cereales o patatas.
  • Salsas
    Las salsas son, en la mayoría de ocasiones, la clave del plato. Al ser un elemento líquido, ofrece muchas posibilidades a la hora de decorar el plato. Una buena idea es pintar en el plato con la salsa, como si de un lienzo se tratase.
  • Elementos puramente decorativos
    Aunque no sean puramente decorativos, ya que aportarán sabor al plato, su cometido es más estético que organoléptico. Son las ensaladas, hierbas, frituras, perlas de vinagre o de aceite o incluso flores comestibles que muchas veces acompañan a nuestros platos.

Evidentemente, no es necesario que todos los platos estén compuestos por los elementos descritos, sino que simplemente los enumeramos para que conozcas todas las opciones que tienes para la decoración de platos gourmet.

Técnicas de emplatado

A grandes rasgos, hay dos tipos de presentaciones gourmet, la tradicional y la no tradicional.

Técnicas de emplatado

Emplatado tradicional

La técnica de emplatado tradicional es la forma más básica y sencilla de colocar los elementos en el plato, dejándole siempre a la proteína el papel protagonista. Si nos imaginamos que el plato es un reloj, situaremos los elementos de la siguiente manera: la proteína y la salsa a las 6, y las guarniciones a las 2 y a las 10. Esta es la típica presentación de platos de carne o pescado, sobretodo en restaurantes de comida casera y económicos.

Emplatado no tradicional

En la técnica de emplatado no tradicional se rompen los esquemas clásicos de presentación y montaje de platos, y la creatividad tiene todo el poder. Se trata de emplatados creativos en los que la presentación de sus componentes es libre. Es aquí donde se muestra la creatividad del cocinero o chef, y este estilo suele predominar en el emplatado y presentación de platos gourmet.

Dentro del emplatado no tradicional diferenciamos dos estilos: el estructurado (en el que los elementos del plato se presentan unidos, formando un todo) y el disperso (en el que los elementos se distribuyen por todo el plato.

Ahora ya sabes todo lo necesario para aplicar toda tu creatividad a la presentación de tus platos. ¡Sorprende a tus comensales!