El verano está a la vuelta de la esquina, ya casi no queda nada para poder disfrutar del sol, la playa y las esperadas vacaciones. Durante esta época del año, ya sea porque tenemos más tiempo libre o para aprovechar el buen tiempo, es más frecuente que cambiemos nuestra rutina alimentaria. Un claro ejemplo de ello es que salimos más a comer y a cenar fuera de casa, lo que puede hacer que abandonemos nuestra dieta equilibrada.

En esta entrada te damos algunos consejos para que en verano sigas alimentandote de forma saludable y variada.

¿Qué alimentos debería consumir más en verano?

En verano nuestras necesidades alimenticias se modifican, el calor nos hace sudar más por lo que necesitamos estar más y mejor hidratados. Además muchas personas eligen la temporada estival para ponerse en forma: salir a correr por la playa, nadar, hacer deportes acuáticos, etc, por lo que es fundamental que nuestro cuerpo esté en las mejores condiciones.

Pero ¿cómo podemos mantenernos bien hidratados y saludables en verano? Como no podía ser de otra manera: la alimentación es la clave.

  • Frutas de temporada en verano

    Independientemente de la época del año, las frutas son alimentos muy completos que además de estar llenas de nutrientes, en verano se hacen imprescindibles para mantener nuestro cuerpo hidratado. Son refrescantes, fáciles de preparar y consumir. Y si encima consumes las frutas que nos ofrece la temporada de verano ¡aún mejor!

    • Junio: aguacate, albaricoque, cerezas, ciruelas, melocotones, melón, sandía y nectarinas.
    • Julio: todas las anteriores más las peras de verano y las paraguayas.
    • Agosto: mangos, manzanas y todas las mencionadas anteriormente (menos las cerezas).
    • Septiembre: granadas, uvas y todas las anteriores menos la sandía, las ciruelas y los albaricoques.

    frutas y verduras temporada verano

    La mayoría de las frutas mencionadas contienen una gran cantidad de agua y son ricas en minerales, vitaminas y antioxidantes que nos protegen de los radicales libres.

  • Las verduras más veraniegas

    Como en verano nos apetecen platos frescos, es posible que creas que comer verduras es más complicado en esta época ¡nada más lejos de la realidad! Es posible tomar verduras de temporada en platos fríos ideales para el verano como el gazpacho de cerezas o el tradicional, el salmorejo o una ensaladas coloridas llenas de ingredientes.

    Las verduras y hortalizas de la temporada de veranos son: los ajos, el calabacín, las cebollas, las judías verdes, la lechuga, el pepino, el pimiento, los rábanos, la remolacha, las espinacas y los puerros entre otras.

  • El agua: imprescindible

    Probablemente sea el alimento más importante en verano por ser la mejor forma de mantenerse hidratado/a. El agua cumple funciones muy importantes en nuestro organismo: regula la temperatura corporal, es la encargada de transportar nutrientes y nos ayuda a eliminar toxinas. En los niños y las personas mayores es recomendable consumir una mayor cantidad de agua en verano para evitar insolaciones, golpes de calor o deshidratación.

¿Qué comidas y alimentos debería evitar en verano?

Como ya hemos visto en verano nuestras necesidades nutricionales pueden variar ligeramente. Por ello es fundamental evitar ciertos tipos de comidas que pueden resultar demasiado pesadas o grasientas.

Lo más recomendable es evitar las grasas procedentes de las comidas copiosas. Elaboraciones como las hamburguesas, las pizzas o el consumo de carne roja pueden suponer un gran esfuerzo para nuestro organismo a la hora de hacer la digestión. La digestión es un proceso que aumenta la temperatura del cuerpo, por ello en verano es mucho mejor tener digestiones ligeras.

Otro de los alimentos a evitar durante la época estival son aquellas que tienen una función “diurética”, es decir, que nos hacen evacuar más líquidos. Algunos ejemplos son la cerveza (y el alcohol en general), el té o el café. Si consumes estas bebidas con frecuencia asegúrate de nos descuidar tu hidratación.

Los azúcares refinados son otro de los grande enemigos del organismo y no solo en verano. Estos alimentos nos aportan calorías de mala calidad, innecesarias, difíciles de digerir y que pueden contribuir a la deshidratación de nuestro organismo. Evita consumir dulces de pastelería, bollería industrial y refrescos azucarados.

Otros consejos de alimentación en verano

platos saludables para el verano

  • Apuesta por recetas y platos más coloridos

    Quizás uno de los mejores consejos nutricionales es incluir todo tipo de colores en nuestros platos: rojo, amarillo, mucho verde, naranja, etc.. Cuanto más color tenga tu plato más variedad de ingredientes y, por lo tanto, más saludable.

    Te recomendamos en especial aumentar el consumo de las ensaladas, que son recetas de verano fáciles, rápidas y muy nutritivas. Algunas de nuestras propuestas son: la ensalada de remolacha, la clásica ensalada verde o la ensalada de judías verdes.

  • Presta atención a la conservación de los alimentos

    En verano más que nunca debemos tener en cuenta cómo conservamos los alimentos ya que el calor puede hacer que se estropeen antes. Por ello es fundamental que mantener todos los ingredientes para nuestras elaboraciones bien refrigerados y organizados en la nevera. Otra cuestión a tener en cuenta es cómo los almacenamos en la nevera, es preciso tener los alimentos guardados en recipientes herméticos y limpios.

  • Preserva la cadena del frío

    Aunque mantener la cadena del frío en los alimentos congelados es importante durante todo el año, en verano hay que prestar especial atención. Ten en cuenta esta cuestión en el momento de hacer la compra: utiliza bolsas isotérmicas y siempre pon los alimentos que requieran frío en la nevera lo antes posible. Los alimentos que no hayan seguido la cadena del frío pueden provocar problemas como las diarreas o la gastroenteritis.

Disfrutar del verano y llevar una alimentación saludable es totalmente compatible ¡y más ahora que conoces estos tips útiles! Recuerda que beber agua y comer de forma saludable es imprescindible para mantenerte sano/a en verano (y el resto del año).