Quizás uno de los ingredientes más esperados del Otoño sean las setas, deliciosos ingredientes que vuelven a nuestros platos tras el cambio de estación. Ricas en agua, con bajo contenido en hidratos de carbono, vitaminas y minerales, son alimentos saludables y nutritivos. Hoy te damos algunos consejos para que prepares este manjar digno de los paladares más refinados y algunas ideas para prepararlos.

Antes de cocinar las setas

Cómo limpiar las setas

Quizás una de las cuestiones más importantes antes de cocinar las setas sea limpiarlas bien. Por lo general, tanto si las recogemos nosotros mismos como si las compramos, las setas suelen venir con abundantes restos de tierra y suciedad que podría acabar en nuestra elaboración. Para eliminarlos debes limpiar las setas con un trapo humedecido o un cuchillo pequeño. Puedes frotar la seta hasta retirar toda la suciedad, cortar las partes con manchas e incluso darle pequeños golpes hasta quitar toda la tierra. Pero recuerda: nunca las laves; si las lavas con agua estarás contribuyendo a que pierdan su especial sabor.

Utiliza setas frescas

Otra cuestión a tener en cuenta es que las setas que utilices sean frescas, es decir, que no lleven demasiados días días en tu nevera. Estos ingredientes son delicados, por lo que no aguantan demasiado tiempo ni dentro ni fuera de la nevera. Lo más recomendable es que las comas lo antes posibles antes de que se pongan blandas, sin sabor y sin aroma alguno. Para conservarlas una vez limpias recuerda ponerlas en un lugar fresco y seco tapadas con un paño, así se mantendrán en perfecto estado.

En el caso de que hayas comprado setas de más y no sepas qué hacer con ellas puedes congelarlas ya cocinadas, solo tienes que saltearlas con un poco de aceite y, una vez frías, guardarlas en el congelador.

Asegurate que es una seta comestible

Si eres un aficionado/a a la recolección de setas durante la temporada ya sabrás que fundamental conocer los tipos de setas comestibles y no comestibles que te puedes encontrar en el camino pero ¡nunca esta de más recordarlo! Debes tener mucha precaución y recoger solo aquellas que no tengas duda alguna de que son comestibles. Además para cuidar el medio ambiente recuerda retirarlas con cuidado y sin destrozar otras especies naturales que puedan haber.

Propuestas para cocinar las setas

Te dejamos algunas propuestas para cocinar setas, tanto si las quieres como plato principal, aperitivo o guarnición para tus platos.

Setas salteadas

Probablemente esta sea la manera más sencilla de preparar las setas: salteadas a la plancha con aceite de oliva, sal y ajo. Al ser ingredientes con un sabor tan especial, no hace falta que la elaboración sea muy laboriosa para que queden geniales.

Revuelto de setas

Si quieres un plato algo más elaborado que el salteado, el revuelto de setas es tu plato. Tan solo basta con agregar un huevo por persona aproximadamente al salteado que ya tengas hecho. Puedes utilizar el tipo de seta que más te guste, nosotros te recomendamos el salteado de boletus por su especial sabor. Recuerda mantener el fuego bajo para que quede cremoso y con buena textura.

Setas en tempura

Este tipo de elaboración es original y diferente además de versátil, puedes utilizarlo tanto como guarnición como aperitivo ligero en comidas y cenas. Las setas en tempura son ligeras en comparación con el rebozado tradicional, crujientes y deliciosas.

Setas estofadas

Este tipo de elaboración es algo más compleja y requiere de un poco más de conocimientos culinarios, tiempo y paciencia. Puedes hacer estofados con setas y verduras de base y después añadir carne o pescado según prefieras. Te recomendamos que utilices setas con un sabor suave, así te asegurarás que estas no tapan el sabor del resto de ingredientes del estofado.

Disfruta de todo el sabor de las setas y hongos de temporada con nuestras propuestas y no te olvides de compartir con nosotros tus propias recetas con setas.