Las pasta es un plato tradicional italiano que forma parte de las bases de la dieta mediterránea, rico en proteínas e hidratos de carbono se considera un alimento equilibrado y saludable si se consume entre una y dos veces por semanas.

Aunque su elaboración no requiere del conocimiento de técnicas culinarias específicas, es un plato que si se comenten ciertos errores puede ser un verdadero desastre culinario. Pero ¡tranquilo/a! todo tiene solución, hoy te contamos 7 trucos eficaces para cocer mejor la pasta cómo si fueras un experto/a en gastronomía italiana.

1. Cuece la pasta en un recipiente adecuado

El recipiente que escojas para coger la pasta debe ser lo suficientemente grande para que esta pueda expandirse bien, moverse y no quedarse pegada. Procura poner en una olla grande y de bordes altos la cantidad de agua adecuada, si hay poca agua en relación con la ración que añadas el almidón de la propia pasta hará que se quede pegada.

2. Agrega la pasta en el momento justo

Aunque la pasta es un plato que no requiere de mucho tiempo, es importante añadir la pasta en el momento justo, debes tener paciencia y esperar a que el agua haya hervido. Recuerda que cada tipo de pasta tiene su propio tiempo de cocción, puedes ir probandola o en caso de duda consultar el paquete de pasta para ver el tiempo recomendado.

3. ¡No te olvides de la sal!

Por lo general la pasta por si sola no tiene demasiado sabor, así que procurar añadir la sal suficiente para que no quede sosa y sin sabor. Te recomendamos que añadas la sal al agua de cocción una vez esté hirviendo.

4. No laves la pasta con agua fría tras la cocción

Quizás este es uno de los errores más comunes a la hora de cocer la pasta: lavar la pasta con agua fría una vez cocida. Al hacer esto lo único que conseguiremos es eliminar el almidón que queda tras la cocción lo que hará que la pasta pierda porosidad, textura y quede demasiado blanda.

5. Primero la salsa, después la pasta

Es recomendable tener la salsa preparada antes que la pasta, ya que por lo general hacer la salsa requiere de más tiempo y trabajo. Para que el sabor de la salsa ligue a la perfección con la pasta añádela al recipiente que hayas utilizado para preparar tu salsa casera. Nunca añadas la salsa fría y recalientes, ya que esto provocaría que la salsa no se integre al completo con la pasta.

6. Controla el punto de cocción

Otro de los errores más comunes durante la cocción de la pasta es no controlar el punto de cocción, lo que provoca que la pasta se pase y quede blanda. Como hemos mencionado antes, si tienes dudas del punto de cocción adecuado para la pasta que estás preparando, consulta las instrucciones del envase y respeta el tiempo marcado para que quede al dente. ¡No hace falta lanzar el espagueti!

7. No añadas ni aceite ni mantequilla

Durante la cocción de la pasta muchas personas tienden a añadir “ese chorrito de aceite que hace que no se pegue”. En realidad lo único que consigues al añadir el aceite es que se cree una fina película de grasa que hace que la pasta lo tome todo el sabor de tu salsa. Para que la pasta no se pegue solo tienes que removerla mientras se esta cociendo. Lo mismo ocurre si añades mantequilla una vez cocida, por lo que te proponemos que para evitar que la pasta se pegue después de cocida le añadas la salsa caliente al momento.

Cómo conservar la pasta cocida para el día siguiente

Sabemos que no hay nada como la pasta preparada al momento, pero si te ha sobrado ¡no es necesario tirarla!. Te recomendamos que, una vez cocida, le pongas aceite de oliva para que no se pegue, la remuevas un poco y la guardes en la nevera en un recipiente cerrado herméticamente.

Esperamos que con nuestros consejos consigas la pasta perfecta al más puro estilo italiano. ¡Comparte con nosotros tus trucos para la pasta!