La gastronomía japonesa sobresale por su diversidad de alimentos y su delicioso sabor. Es una cocina milenaria, de tradición, donde las recetas han pasado de generación en generación, resguardadas en muchos casos como un tesoro familiar.

Comer es una actividad muy importante en Japón. Por ello, la armonía integral siempre está presente en sus platos, dando a la vista una destacada participación en la comida sensorial; además, se utilizan o consumen alimentos frescos de temporada. Igualmente, se aplican diferentes técnicas en la preparación que tienen como objetivo la cocción de un plato con la armonía entre todos sus ingredientes.

Cada comida cambia dependiendo de la ocasión, existiendo generalmente un plato específico para cada festejo. Tal es el caso del año nuevo, nacimientos y matrimonios, donde se ofrecen comidas y bebidas especiales.

Pero para que toda esto se cumpla existe, además, un elemento culinario importantísimo en este proceso gastronómico japonés, lo cual es el gusto de sus platos. Son los condimentos que imprimen ese manantial de sabor a la cocina nipona.

Los platos más conocidos de esta gastronomía, a nivel mundial, son: Sushi, Tofu, Algas, Onigiri, Tempura, Curry Japonés, Yakitori, Sukiyaki, Sopa de Miso, Soba, Ramen, entre miles de otros riquísimos platos.

La gran mayoría de alimentos o platos japoneses van acompañados la mayoría de veces con salsas caseras especiales, que contribuyen con ese complemento ideal al exquisito gusto japonés. Éstas son preparadas con ciertos condimentos, los cuales son la esencia de esta milenaria pero tan moderna gastronomía.

Los condimentos utilizados en la preparación de alimentos se suelen recordar usando una de las filas del silabario japonés: “sa, shi, su, se, so” (SASHISUSESO):

  • El “sa” se refiere al satō (azúcar)
  • El “shi”al shio (sal)
  • El “su” es directamente su (vinagre)
  • El “se” corresponde al shōyu (salsa de soja)
  • El “so” al miso (una pasta fermentada de soja)

El secreto de la comida japonesa

condimentos-japoneses

Es la manera correcta de aplicar los condimentos, esto tiene su basamento científico, el cual indica, por ejemplo, que los alimentos no podrían absorber las partículas de azúcar si se ha agregado anteriormente una partícula más grande como la de la sal. Es por ello que se cumple el orden SASHISUSESO en la cocina japonesa.

Adicionalmente, se utilizan muchos otros condimentos representativos de cada una de las 47 prefecturas de Japón, con el fin de realzar ese sabor único de sus alimentos, tales como: Koshō (pimienta), Sōsu (salsa), ichimi (chile), Shichimi (chile 7 sabores), Karashi (mostaza japonesa), Wasabi (rábano picante japonés), Rāyu (aceite de Chile), Beni Shōge (jengibre en escabeche), Yuzu (cítrico parecido a la naranja con vitamina C), Sanshō (pimienta de limón, facilita la digestión).

Y hablando de sabores, recordemos que los sabores básicos conocidos son Ácido, Dulce, Amargo, Salado y Umami. Este último fue catalogado o propuesto como un nuevo sabor, nada más que desde el mismo Japón a principios del siglo XX. El componente principal del umami es el ácido glutámico, el cual es un tipo de aminoácido presente en el alga Konbu, la cual ha sido utilizada para realizar un caldo muy consumido tradicionalmente en Japón.

El glutamato monosódico es la sal sódica del ácido glutámico, y aporta el mismo sabor umami que el glutamato presente en la gran mayoría de los alimentos. Comercialmente, este sazonador se denomina Ajinomoto y es el gran secreto de los restaurantes para realzar el sabor de los platos. Éste, ya forma parte de los condimentos que usan muchos hogares para preparar los alimentos, bien sea para cocinar recetas tradicionales asiáticas o para explotar nuestra creatividad realizando platos fusión.

La cocina japonesa ha invadido el mundo occidental con sus sabores, especialmente con su plato emblemático, el “Sushi”. También se puede decir que ellos se han occidentalizado.

Esta apertura gastronómica, la globalización económica y cultural, ha incidido en el consumo mundial de alimentos, no importando el origen del mismo. Y es así como los comensales buscan esos sabores en restaurantes o, simplemente, desean explotar su creatividad cocinando un plato japonés. Esto conlleva a que en nuestra despensa de cocina mantengamos, cada vez más, estos condimentos para cocinar, tales como el ajinomoto, el wasabi o la salsa de soja, sólo por nombrar algunos.

Atrévete a utilizar estos condimentos que nos brinda la cultura japonesa, te encantarán.