El crecimiento cada vez más acelerado de la población, el exceso de contaminación o la sobreexplotación de los recursos naturales son las mayores amenazas para nuestro la Tierra. Si seguimos a este ritmo, muchos expertos creen que el futuro del planeta podría verse comprometido.

Uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos es a la reducción de residuos que generamos en nuestro día a día, tanto dentro como fuera de casa. Contribuir con la conservación del planeta es una cuestión de todos y todas pero ¿sabes realmente cómo reciclar los residuos domésticos? En esta entrada te damos algunos pautas para hacerlo correctamente.

Las 3 R: reducir, reutilizar y reciclar

Antes de plantearnos cómo reciclar bien los residuos debemos pensar en cómo consumimos. Todo lo que no compramos no se tira, por lo tanto, antes de reciclar lo primero es consumir de una forma más responsable. Pero ¿cómo hacerlo? Es muy sencillo, simplemente compra solo lo que necesitas, además de no contribuir con el desperdicio de comida, ¡tu bolsillo te lo agradecerá!

Ser un consumidor responsable también significa reutilizar, o dicho de otra forma, alargar la vida útil de un producto ya usado. Esta práctica sostenible va ligada al reciclaje y es fundamental para no generar más productos contaminantes. Por ejemplo, puedes reutilizar un bote de cristal transformándolo en un bonito jarrón o directamente puedes desecharlo en el contenedor verde (destinado a los vidrios) para su reciclaje en un planta.

La separación de desechos para su posterior reciclaje debe hacerse a conciencia, es necesario tener en cuenta que tipo de residuo vamos a reciclar y dónde debemos depositarlo.

¿Cómo reciclar bien en casa?

Si bien hay muchas personas que saben identificar el contenedor adecuado para cada residuo o tienen claro las pautas básicas para reciclar correctamente, nunca está de más repasarlos para conseguir hacerlo bien en casa y no confundirnos a la hora de llevarlos al punto de reciclaje.

  • El contenedor marrón: residuos orgánicos

    reciclar residuos orgánicos en casa
    Años atrás los residuos orgánicos, aquellos que no iban en los contenedores tradicionales (el amarillo, el verde y el azul), iban en el contenedor gris. Actualmente estos desechos tienen su propio contenedor: el gris con tapa marrón. La recogida de este tipo de residuos se realiza para adquirir nuevos recursos como pueden ser energía o fertilizantes.

    Pero ¿cuáles son los residuos orgánicos? Básicamente todos los restos de comida que se generan en las cocinas de todos los hogares diariamente:

    • Residuos de carnes y pescados.
    • Restos de frutas y verduras.
    • Posos del café.
    • Restos de hierbas aromáticas.
    • Objetos como papel de cocina, servilletas o platos de cartón que no puedan ser limpiados y depositados en los contenedores correspondientes.
    • Tapones de corcho, si no son de plástico.
    • Palillos, palos de brocheta o de helado que sean de madera.
    • Huevos.
    • Sobras.
  • El contenedor azul: papel y cartón

    reciclaje de papel y cartónno está manchado o tine restos orgánicos. En el caso de que el papel o el cartón tenga restos de suciedad debemos limpiarlo todo lo posible antes de tirarlo. Si no es posible, los restos sucios deben ir en el contenedor de residuos orgánicos.

  • El contenedor amarillo: envases plásticos, envases metálicos y tetrabriks

    reciclaje de latas y plásticos
    Casi todos relacionamos el contenedor amarillo con el plástico, pero también deberíamos pensar en él para los envases. Recuerda que para que el envase sea reciclable es fundamental que este esté limpio y libre de cualquier tipo de residuo orgánico. Algunos de los envases que más utilizamos en nuestra cocina y que pueden ser reciclados en este contenedor son:

    • Tetrabricks de leche, zumos, nata, crema, etc…
    • Botellas de plástico.
    • Latas de bebidas, conservas, etc…
    • Tapas metálic2as y tapones.
    • Envases y tapas de yogurt y otros productos lácteos.
    • Envases y tarrinas de productos como la mantequilla, los quesos y otros productos (recuerda limpiarlos antes de tirarlos).
    • Papel de aluminio.
    • Bolsas, cestas y cajas de plástico.
  • El contenedor verde: vidrios

    reciclaje de vidrios
    Este es otro de los fáciles, en este contenedor solo podemos depositar envases hechos de vidrio: botellas, garrafas o frascos, siempre y cuando no sean de cristal. Recuerda que los envases de comida deben estar limpios para no acabar tirando restos orgánicos en el interior del contenedor.

  • El contenedor gris: todo lo demás

    Este es el contenedor que nos encontramos con mayor frecuencia en las ciudades. En el podemos tirar todo aquello que no se puede tirar en el resto de contenedores “de colores”. En el contenedor gris van:

    • Papeles o plásticos sucios con restos de comida.
    • Plásticos que no figuran en el contenedor amarillo, por ejemplo: los guantes de cocina.
    • Todo tipo de textil: mantas, cortinas, estropajos, bayetas, etc…
    • Utensilios de cocina y cubertería.
    • Cristalería y vajilla.
    • Suciedad varia como el polvo.
    • Arena para gatos.

En caso de no saber exactamente dónde se tira un envase, objeto o producto determinado siempre puedes acudir a las páginas oficiales del ayuntamiento de tu localidad o poner en contacto con ellos. El ayuntamiento de tu barrio ofrece diferentes recursos tanto de ayuda como de aprendizaje para reciclar cada vez más y mejor. Recuerda que para que el reciclaje sea efectivo también lo debe ser la separación de los residuos. Y vosotros ¿practicais el consumo responsable?