Comer de manera saludable en el trabajo puede parecer una misión imposible, las prisas del día día y pensar en qué comer al día siguiente tras una larga jornada de trabajo puede hacer que acabes por descuidar tu alimentación. En ocasiones, muchos trabajadores optan por salir a comer fuera en un restaurante cercano o por la comida rápida poco saludable.

La comida para llevar al trabajo debe ser saludable, equilibrada y apetecible. Debes priorizar alimentos como las verduras, legumbres, carnes blancas y frutas, así como evitar las comidas rápidas fritas o grasientas. Puedes probar a sustituir el aceite convencional por el aceite de aguacate para cocinar, rico en antioxidantes y muy beneficioso. No es necesario que mantengas una dieta estricta cuando comes en el trabajo, se trata de que elijas aquellos alimentos que forman parte de la dieta equilibrada diaria. Por ello, es recomendable que prepares menús semanales para evitar improvisar y recurrir a comidas perjudiciales para tu salud.

Para que consigas alimentarte bien en tu trabajo, en esta entrada te presentamos algunas ideas para comer mejor en el trabajo, para que el almuerzo en tu oficina deje de ser sinónimo de comer rápido y mal.

Consejos para comer mejor en la oficina

Escoge los ingredientes adecuados

Si en tu oficina no dispones de una nevera, debes escoger alimentos que aguanten bien la temperatura ambiente. Si guardas el “tupper” en una bolsa o una maleta, recuerda sacarla lo antes posible para que no se caliente demasiado. Ten especial cuidado cuando elijas comer carnes o pescados, ya que estos alimentos son más delicados.

Hazte una pequeña despensa en el trabajo

Si dispones de un despacho propio o un espacio dónde dejar tus cosas personales, puedes hacerte una pequeña despensa con condimentos y especias para tus comidas. Así cuando no hayas condimentado tus comidas, no deberás preocuparte por comer algo poco sabroso. Si por el contrario no dispones de un espacio personal, puedes llevar los condimentos en pequeños frascos de cristal con cierre hermético.

Escoge un buen tupper

Escoger un buen recipiente para llevar tu comida al trabajo es fundamental, si escoge un tupper es importante que este sea de buena calidad y tenga el tamaño adecuado para almacenar tu comida. Si compras un recipiente demasiado pequeño, puede que te quedes con hambre y no rindas en tu trabajo.

comida saludable para el trabajo

Come como si estuvieras en casa

Intenta que tu comida para llevar al trabajo sea casera y algo elaborada, evita los alimentos pre-cocinados o consumir muy seguido alimentos congelados. Si comes todos los días en el trabajo tu comida debe ser como la que harías en casa: rica en proteínas, hidratos saludables, vitaminas y fibra.

Varía entre comidas frías y calientes

Cuando preparas tu comida tienes que pensar que no todas las comidas que lleves al trabajo deben ser frías, seguro que encuentras multitud de recetas de comidas fáciles para llevar. Si tienes algo de tiempo puedes cocinar algo la noche antes y recalentarlo en el microondas o levantarte más temprano y calentarlo antes de ir a trabajar.

Evita comer delante del ordenador

Si en tu día a día trabajas con ordenadores o aparatos electrónicos, tómate un descanso comiendo sin distracciones, esto hará que te sientas más saciado y vuelvas con más ganas al trabajo, ya que sentirás que has aprovechado tu descanso.