Desde hace tiempo, podemos observar como cada vez se cocina menos en los hogares de todo el mundo, el ritmo de vida agitado que llevamos no nos permite dedicarle tiempo a algo tan importante como comer en casa. Este simple hecho está afectando a nuestra calidad de vida y nuestro organismo.

Comer comida pre-cocinada o ir a restaurantes de comida rápida o basura perjudica gravemente a nuestra salud, ya que la calidad de estos alimentos no es la adecuada y van cargados de colorantes y conservantes altamente perjudiciales. Para recapacitar un poco sobre la importancia de cocinar en casa y comer recetas caseras, hoy hablamos sobre los beneficios y cómo recuperar fácilmente esta práctica saludable.

Beneficios de cocinar en casa

Recuperar la costumbre de comer en casa es beneficioso en muchos aspectos, en un primer momento dónde más se nota es en la economía doméstica. Ir a restaurantes de forma frecuente puede resultar un gasto difícil de asimilar, sobre todo si sois una familia numerosa. Comiendo más en casa nos ahorraremos el precio del plato de un restaurante y el desplazamiento hasta este.

La cocina casera nos permite tener más controlado los alimentos que consumimos y su calidad, sabemos de dónde proviene cada uno de los ingredientes que utilizamos para elaborar nuestros platos. Al ser nosotros mismos los que escogemos los alimentos que tomaremos, tenemos la posibilidad de escoger aquellos que son más frescos, nutritivos y de temporada.

También podemos controlar cuanta cantidad de estos alimentos queremos en nuestras comidas, un sistema de raciones nos ayuda a no abusar de ciertos alimentos. Solo basta con crear menús más saludables y variados y jugar con todas sus posibilidades. En la misma línea de la calidad y el valor nutricional de los alimentos, comer fuera puede hacer que nuestras ingesta de grasas poco saludables sean mayores, lo que sin duda pasará factura a nuestro estado físico y a nuestra salud.

Otro factor a considerar es que comiendo más en casa podremos fortalecer los lazos familiares y, si tenemos niños/as en casa, fomentaremos en ellos la cultura de comer más en casa, mejor y de calidad. Además podrás enseñarles a cocinar, una habilidad muy útil para el futuro de lo más jóvenes.

Técnicas para conseguir comer más saludable y en casa

Sabemos que para muchas familias, parejas o solteros/as cocinar en casa se ha vuelto imposible, ya sea por la falta de tiempo o el trabajo cada vez cuesta más encontrar un hueco en nuestra apretada agenda para cocinar algo casero en casa. El tiempo no nos sobra ¿verdad? A pesar de ello, es posible volver a las cocinas, solo hace falta un poco de planificación.

Puedes tener un menú ya confeccionado, esto te será muy útil sobre todo si en casa sois bastantes. En tu menú es muy importante incluir alimentos saludables, evitar los congelados y variados. Si no disponemos de mucho tiempo, puedes optar por preparar ensaladas verdes o de verduras. La idea es que no te compliques demasiado.

A la par de tu menú, puedes  hacer una lista de la compra mensual o semanal, una buena lista de la compra te evitará viajes innecesarios al supermercado que te harán perder tiempo. Además, tener una lista te evita de comprar alimentos que acabarán poniéndose malos y siendo desperdiciados porque los compraste sin necesitarlos.

Intenta aprovechar todo de lo que cocinas, piensa que las sobras de la cena de una noche pueden ser la guarnición de la comida del día siguiente. Otra buena opción es dedicar un día de tu fin de semana a cocinar diferentes platos y congelarlos, así un día que vayas sin tiempo solo tendrás que descongelar tu propia comida casera y sentarte a comer.

Recuerda que comer en casa es una práctica que puede ayudarte a ahorrar en la economía diaria del hogar, a recuperar y fortalecer los lazos familiares y además tiene un sinfín de beneficios para tu buena salud.