Hace tan solo unos días que el verano ha empezado oficialmente, con el llega el calor, la playa y las esperadas vacaciones. En esta época del año no solo dejamos atrás los abrigos y la ropa de invierno sino también algunas costumbre culinarias, lo que nos apetece en verano es algo fresquito y saludable. ¿Y qué hay más representativo del verano en la cocina española que el gazpacho?

El gazpacho es una de las recetas insignia de la gastronomía española, aun siendo muy tradicional soporta infinidad de variaciones en su elaboración (mira aquí nuestra versión del gazpacho tradicional). Tal es así que prácticamente hay una receta de gazpacho para cada región de España, siendo la más popular la andaluza.

Y aunque no existe una solo forma de hacer un buen gazpacho casero, si hay una serie de consejos a tener en cuenta para que este salga perfecto. A continuación repasamos algunas de las claves para preparar un gazpacho para triunfar.

  • Los tomates, de la mejor calidad

    Más allá de cómo sigamos una receta, si somos expertos cocineros o nos estamos iniciando, la clave para preparar un buen plato reside en la calidad de sus ingredientes. En el caso del gazpacho los tomates son el ingrediente protagonista, por lo que es fundamental que sean de calidad, de temporada y estén bien maduros. Generalmente no es recomendable usar cualquier tipo de tomate, el más indicado por su dulzor y por tener menos semillas es el tomate pera.

  • Mezclar y mezclar

    El gazpacho debe ser una mezcla homogénea de todos sus ingredientes, es la única forma para que su sabor sea consistente y el adecuado. Por ello, es fundamental mezclar todo bien para que, en el momento de consumirlo, no notemos el sabor de los ingredientes como si fueran por separado.

  • La maceración

    Es un truco fácil y que mejorará considerablemente el sabor de tu gazpacho: pica todas las verduras, añade el aceite, el vinagre y la sal y déjalo macerando durante 2-3 horas o incluso durante todo un día. Dejando que los ingredientes maceren lo que hacemos es que el sabor se intensifique pero queden bien integrados en el conjunto. Además al haber dejado el gazpacho “en reposo” su textura mejora considerablemente, lo que lo hace aún más delicioso.

    cómo hacer un buen gazpacho

  • El aceite virgen extra y al final

    Como en todas nuestras preparaciones es importante escoger un aceite de calidad para poder apreciar su sabor y beneficiarnos de sus propiedades. Para hacer un buen gazpacho lo más recomendable es usar aceite de oliva virgen extra y tener en cuenta que debemos añadirlo al final, para que este no se emulsione de más. Aunque el tipo de aceite de oliva que uses depende de tus propios gustos, te recomendamos que pruebes lo de la variedad de aceitunas picual, hojiblanca o manzanilla.

  • Sírvelo frío, muy frío

    ¡El gazpacho caliente no tiene gracia ninguna! Por eso es importante que nos aseguremos que esté bien frío antes de servirlo, solo tienes que dejarlo reposar en la nevera varias horas o incluso tomarlo al día después de haberlo preparado.

  • Ojo con el agua del grifo

    Como habremos oído ya muchas veces, los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. En el caso del gazpacho el agua puede ser este detallito que puede hacer que pase de un plato bueno a un plato buenísimo. Te recomendamos que si al gazpacho le añades agua que sea mineral y no del grifo y en pocas cantidades.

Como ya hemos comentado anteriormente, hay tantas variedades de gazpachos como formas de prepararlo. Si notas que a tu gazpacho le falta algo y no sabes qué, quizás alguno de estos consejos puedan serte de ayuda para hacerlos más sabrosos. ¡Cuéntanos tu receta personal para hacer gazpacho en los comentarios!