El descubrimiento de América significó una revolución en todos y cada uno de los terrenos, más en el de la nutrición y la cocina, ya que provocó una revuelta tan radical que lo que comemos el día de hoy prácticamente no guarda relación con lo que comían nuestros antepasados: las patatas, los tomates, los pimientos, el maíz y el cacao, todo vino de América. Cuando se menciona chocolate, inmediatamente llega a nuestra mente el recuerdo de un delicioso sabor, producto de un fruto incomparable: el cacao.

El chocolate está presente a menudo en guisos y asados por ejemplo en Cataluña se emplea una técnica característica de la cocina catalana llamada la picada y es que su sabor ha conquistado los paladares de prácticamente todo el planeta, con lo que su consumo es bastante frecuente, estando presente en multitud de recetas gastronómicas como la mole, perdiz con chocolate, y el mousse de chocolate y el turrón de chocolate con leche crujiente eminentemente entre los postres, sin embargo es cada vez más empleado en otro género de platos, como es el caso de la alta cocina de vanguardia.

El buen chocolate es un ingrediente lleno de compuestos como pasta de cacao, manteca de cacao, azúcar y para el blanco se agrega leche o sólidos de leche que son los responsables de sus aromas, sabores y texturas, por tanto existe una gran variedad dentro los que se pueden mencionar los siguientes:

  1. Chocolate negro
    Es el que lleva mayor cantidad de cacao aproximadamente un 45%, por esta razón su sabor es más amargo pero es el que menor cantidad de grasas y azúcares contiene.
  2. Chocolate con frutos secos o cereales
    Teniendo como base el chocolate, se le agrega almendras, cereales o avellanas una cantidad entre el 8% o el 40%.
  3. Chocolate blanco
    Este al contrario del negro destaca por contener baja cantidad de cacao, su composición está conformada por la leche, manteca, azúcar y edulcorantes.
  4. Chocolate de cobertura
    Es el utilizado en repostería para cubrir tartas, bombones, hacer rellenos ya que es fácil su uso para moldear capas.

Cómo aprovechar sus beneficios y propiedades para el organismo

Al mirar el chocolate desde el punto de vista nutricional encontramos que resultan ser fuente de potasio, fósforo, magnesio, hierro, proteínas, vitaminas y además de esto contiene elementos como la feniletilamina, la teobromina, e inclusive cafeína, lo que indudablemente tiene una serie de efectos ventajosos para nuestro organismo. Sus principales beneficios son los siguientes:

  1. Es antioxidante.
  2. Mejora el flujo sanguíneo y disminuye la presión arterial.
  3. Contiene componentes que mejoran el colesterol malo.
  4. Es un protector para la piel.
  5. Contribuye en el mejoramiento de la flora intestinal.

Por su aporte en calorías, resulta ser una excepcional fuente de energía con capacidad para favorecer nuestro estado anímico. Sin embargo, se aconseja su consumo moderadamente, puesto que su consumo abundante, puede provocar obesidad, especialmente si no se quema el exceso de calorías consumidas, como ocurre cuando llevamos un tipo de vida sedentaria, se recomienda escoger un chocolate lo más puro posible, con el mínimo de azúcares añadidos, mejor cuanto más negro.

Productos elaborados con chocolate que no puedes dejar de comer

Tomando en cuenta que comer chocolate y cacao puede ayudarnos a mejorar nuestra salud y nuestro cerebro como bien se ha mencionado, a continuación se destacarán algunos productos que al ser elaborados con chocolate te aportaran los nutrientes necesarios y además darán originalidad a tus comidas.

Chocolate blanco con limón y canela

chocolate blanco con limon y canela
Es un chocolate suave, cremoso, intenso y perfumado, elaborado con ingredientes 100% naturales que potencian su sabor. Contiene leche, soja y algunas trazas de almendras, avellanas y pistacho. Es ideal para hacer mousse y cubrir tartas y bombones.

Chocolate con leche con almendras y miel

chocolate con almendras y miel
El sabor del cacao matizado con tonos frescos de leche, combinados con el crepitante de la almendra y la textura suave y dulce de la miel dan un contraste perfecto a tus recetas que incluyan carnes ya sea de cerdo, ternera o pollo y postres. Es de producción ecológica.

Chocolate con leche con naranja y cardamomo

chocolate con leche con naranja y cardamomo
Es un chocolate muy aromatizado con un punto de amargor, una mezcla entre la corteza de naranja y el cardamomo. Todos y cada uno de los ingredientes son de origen ecológico elegidos cuidadosamente. Es ideal para preparar postres gourmet como pasteles, hojaldres y magdalenas.

Chocolate con leche con chile, vainilla y canela

chocolate con leche con chile, vainilla y canela
Exclusivo chocolate, lleno de matices y aromas exóticos gracias a la selección de las mejores especias que dan sabor y tonos frescos al cacao matizado. Tienes la opción de hacer chocolate caliente a la taza, y usarlo en recetas como el pudin de chocolate casero.

Chocolate con leche con vainilla de Madagascar

chocolate con leche con vainilla de madagascar
La vainilla se une a la leche para dar un agradable aroma y potente saborque convierten este chocolate en una pura delicia. Óptimo para agregar a helados, brownie, tartas y platos.

Chocolate negro con aceite de oliva

chocolate negro con aceite de oliva
Con sabor único y delicioso debido a la pureza del cacao, que aporta un ligero gusto amargo que combinado con el toque del aceite de oliva, es una auténtica erupción de sabor. Se trata de un chocolate que que establece equilibrio entre el aroma amargo y dulce. Puedes elaborar helados, cocinar trufas con chocolates y galletas por mencionar algunas opciones de platos que puedes preparar.

Por último ten en cuenta que si deseas agregar chocolate a los platos salados debes hacerlo al final de la cocción y con el fuego bajo, ya que si se calienta mucho pierde sus propiedades, por lo que la forma más recomendable es calentarlo al baño maría. ¡No te demores! ¡Es hora de crear platos originales con chocolate!