El consumo de alimentos de proximidad tiene grandes ventajas para el consumidor y para el agricultor que los produce. Cuando hablamos de productos o alimentos de proximidad nos referimos a aquellos que son sostenibles, tanto económicamente como para el medio ambiente. Además el consumo de estos alimentos ayudan a reforzar la economía de la gente local que los produce.

La característica principal es su calidad: estos alimentos son recogidos en su momento óptimo de maduración, lo que los transforma en productos mucho más frescos y sabrosos. Comprando alimentos de proximidad favorecemos la conservación de especies agroalimentarias autóctonas en peligro de extinción a la vez que fomentamos el desarrollo de la economía local.
Los productos de proximidad se adecuan a las condiciones de cultivo y al tipo de alimentación del área geográfica donde se producen y donde se consumen. Este factor nos nos proporciona una mayor confianza en el alimento que consumimos.

Por otra parte, nos garantiza que sean productos de temporada y se añade una ventaja económica: el cultivo y la distribución de los alimentos requiere mucho menos esfuerzo en su conservación, ya que los productos de temporada no necesita tratamiento alguno que alarguen su duración o tareas de maduración rápida o anticipada.

Los beneficios de consumir alimentos de proximidad

Consumir productos o alimentos de proximidad es una tendencia que se ha ido recuperando en los últimos años gracias a las recomendaciones de nutricionistas, médicos, cocineros, productores y distribuidores. Incorporar productos de proximidad en nuestra dieta significa aprovechar las propiedades nutricionales del alimento al completo, debido a su buen estado de conservación, con menos tratamientos, aditivos y conservantes.

cultivo sostenible de proximidad
Hemos hablado de garantía de calidad y de cuidar nuestra economía, pero hay otro aspecto que no podemos pasar por alto: el cuidado del medioambiente.
Todos somos conscientes de la importancia de la alimentación y el cultivo sostenible, de la importancia que tiene nuestro entorno natural para garantizar que las generaciones venideras aprovecharán mañana lo hoy que producimos y consumimos.

Los productos de temporada y de proximidad no solo cuidan nuestra nutrición sino también la economía local. La agricultura y la ganadería se basan en este tipo de productos, consumiéndolos potenciamos los cultivos y las explotaciones ganaderas de nuestro país.

Al mismo tiempo, al estar cerca la zona de producción de la zona de consumo es necesario menos gasto en transporte, se minimizan las emisiones de CO2 que se producen cuando hay que movilizar camiones de gran tonelaje, barcos o aviones. La utilización de sustancias químicas para el crecimiento, maduración y conservación prácticamente desaparece en los productos o alimentos de proximidad y de temporada.

Al mismo tiempo, al estar cerca la zona de producción de la zona de consumo se genera menos gasto en transporte, se minimizan las emisiones de CO2 que se producen al movilizar camiones de gran tonelaje, barcos o aviones. La utilización de sustancias químicas para el crecimiento, maduración y conservación prácticamente desaparece en este tipo de alimentos, por lo que nuestra alimentación y calidad de vida mejoran.