No hay nada más placentero durante las épocas de más calor que comer una pieza de fruta fresca y jugosa, eso sí: si ya esta preparada y cortada mucho mejor ¿no?. Con estos sencillos trucos te enseñaremos cómo pelar y cortar las frutas y verduras como un auténtico profesional, no tendrás que preocuparte por tardar mucho tiempo pelando y cortando la fruta. Busca un cuchillo bien afilado y ¡manos a la obra!

1. Mango

El mango, por su pulpa carnosa, puede resultar difícil e incómodo de pelar (sin mencionar que es imposible no ensuciarse las manos). Con este sencillo truco olvídate de todos estos problemas, solo necesitarás un cuchillo y un vaso. Corta longitudinalmente el mango por la mitad, a ambos lados del hueso, coje una de las mitades y deslizala sobre el borde de un vaso para recoger la pulpa en su interior. Fácil ¿verdad?

Otro truco que puedes utilizar es partir un mango a la mitad, realizar cortes en forma de red y comer los cubitos resultantes directamente, utilizando su piel como soporte para los trozos resultantes. Este truco es ideal si te llevas los mangos a la playa, por ejemplo.

2. Aguacate

La textura del aguacate hace que resulte imposible retirar su piel, pon en práctica esta ingeniosa técnica y cortar el aguacate en dados, solo necesitarás un cuchillo y una cuchara. Corta el aguacate longitudinalmente hasta tocar el hueso, gira las mitades cada una en una dirección para separarlas. En este punto, dale un pequeño golpe al hueso con el filo del cuchillo para separarlo de una de las mitades, corta en rejilla el interior del aguacate y con una cuchara retira los dados cortados.

3. Naranja

Pelar una naranja de la forma tradicional se ha acabado con este sencillo truco, además de no ensuciarte tanto las manos, tendrás la naranja pelada en poco tiempo ¡Atento a las instrucciones! Con un cuchillo corta la parte de arriba de la naranja y su base y realiza un corte limpio en el sentido de los gajos. A continuación, tira de las dos mitades que se han formado y despliega la naranja para separar los gajos.

4. Piña

cómo pelar piña

La piña es una fruta con multitud de beneficios por lo que no deberías de dejar de consumirla solo porque pelarla es algo complicado. Con este truco ¡ya no tendrás excusas! Empieza retirando la parte superior y la base de la piña, retira la piel cortando en vertical desde el corte de la parte de arriba, como si quisieras hacer un cubo de piña. Una vez retirada toda la piel, corta longitudinalmente 4 cuñas, retira las partes del corazón de la fruta y córtalas en trozos del tamaño que prefieras.

5. Pomelo

El pomelo, al igual que las naranjas, suele consumirse exprimido pero si lo quieres incorporar en forma de gajos en algún plato, es posible te preguntes cómo cortarlo correctamente para aprovechar la fruta al completo sin desperdiciar nada. Empieza cortando la parte superior del pomelo y la base, te recomendamos que realices un corte grueso. A continuación, pon el pomelo sobre una superficie plana sobre su base, retira la piel que lo envuelve y cuando esté totalmente pelado, corta los gajos a la medida que prefieras.

6. Granadas

Las granadas pueden pelarse realizando cortes longitudinales como si tuviera gajos, esta técnica es sencilla pero en el proceso de cortarla es posible que pierdas bastantes de sus granos. Para evitar esto, te traemos un truco sencillo y rápido que podrás hacer en cualquier sitio, solo necesitas un cuchillo y un bol.

Corta la granada en dos, coje una de las mitades y con ayuda de tu mano o una cuchara de madera dale pequeños golpes secos para hacer que su interior se desprenda. Es aconsejable que la desgranes cogiéndola desde la piel antes de darle los golpes, de esta manera los granos caerán con mayor facilidad.

7. Tomates cherry

Preparar una ensalada no tiene mucha complicación, siempre es una alternativa fácil y deliciosa cuando no te apetece cocinar algo elaborado. Si incluyes tomates cherrys, la cosa cambia, por su tamaño reducido se hace tedioso ir cortando uno por uno ¿no? No te preocupes, te traemos una solución sencilla: pon los tomates cherrys en un plato y tápalos con otro para que no se muevan, a continuación, corta con un cuchillo afilado por el espacio que ha quedado ¡En un momento los tendrás cortados! Este truco te será de utilidad para las uvas y cualquier fruta pequeña que no tenga hueso.

Ahora que ya conoces los trucos para cortar frutas y verduras como un profesional, puedes ponerlas en práctica y descubrir todo el tiempo que te ahorras. Y si conoces más trucos como estos ¡no te olvides de compartirlos con nosotros!